Stretch Goals vs Smart Goals: ¿Cuál es la diferencia?

Por el equipo editorial de Indeed

Publicado el 18 de octubre de 2021

Al hacer un plan, es importante encontrar el marco adecuado para ayudarlo a delinear sus intenciones para que pueda aumentar sus posibilidades de lograr sus objetivos. Las metas ampliadas y las metas SMART son dos enfoques que puede elegir al establecer objetivos de trabajo. Aprender sobre las diferencias entre estos dos tipos de objetivos puede ayudarlo a decidir la mejor estrategia para sus proyectos y planes. En este artículo, explicamos qué son los objetivos SMART y los objetivos ambiciosos, discutimos en qué se diferencian y exploramos los factores a considerar al elegir cuál usar.

¿Qué son los objetivos ambiciosos?

Los objetivos ambiciosos son objetivos ambiciosos y a largo plazo que las organizaciones pueden utilizar para inspirar el cambio. Una característica clave de estos objetivos es que son desafiantes, lo que significa que pueden ayudar a fomentar el crecimiento de los empleados. Por ejemplo, pueden levantar la moral o fomentar un cambio positivo en el lugar de trabajo.

¿Qué son los objetivos SMART?

Las metas SMART son objetivos que son específicos, medibles, alcanzables, realistas y tienen un cronograma. Suelen ser útiles para planes que son concretos y plausibles. Estos objetivos pueden ayudar tanto a los individuos como a los equipos a establecer pasos claramente definidos hacia un objetivo.

Metas amplias frente a metas SMART

Al elegir si usar metas amplias o metas SMART, las organizaciones pueden considerar sus necesidades y modelos comerciales. Ambos tipos de objetivos pueden ser útiles, pero cada tipo se adapta a tipos particulares de mejora. Aquí hay un par de formas en que los objetivos ambiciosos y los objetivos SMART difieren:

Beneficios

El principal beneficio de los objetivos ambiciosos es que pueden ayudar a un equipo a descubrir que pueden completar más de lo que logran actualmente. Por ejemplo, un gerente podría establecer una meta de ventas que esté fuera del rango de cuánto vendió previamente el equipo en un cierto período de tiempo. Esto podría inspirar al equipo a trabajar más duro para que aprendan cuánto más pueden lograr. Otros beneficios de los objetivos ambiciosos pueden incluir:

  • Involucrar a los miembros del equipo en la visión a gran escala de una empresa

  • Alentar a los empleados a crear metas personales más ambiciosas

  • Ampliar el alcance de lo que una organización es capaz de lograr

  • Mejorar el trabajo en equipo a medida que todos trabajan hacia un objetivo común

  • Evaluar qué prácticas pueden mejorar en función de los resultados de las metas

  • Aumentar la confianza de los empleados para probar nuevos enfoques y establecer metas desafiantes

Por el contrario, uno de los principales beneficios de los objetivos SMART es que tienen pasos claros. Esto puede ayudar a garantizar que todos los que trabajan en un proyecto conozcan su función, tareas y plazos. Por ejemplo, si un gerente de proyecto quiere terminar dos campañas de correo para fin de mes, puede usar objetivos SMART para asignar roles, proporcionar instrucciones específicas y establecer un cronograma claro. Los beneficios adicionales de los objetivos SMART incluyen:

  • Tener un marco que funcione tanto para objetivos a largo como a corto plazo.

  • Evaluar las fortalezas y debilidades revisando cómo va cada parte del plan

  • Animar a los miembros del equipo a probar nuevos enfoques

  • Enseñar a individuos y miembros del equipo cómo aplicar el marco SMART en el futuro

  • Mejorar el enfoque definiendo claramente los pasos hacia un objetivo

  • Aumentar la moral al proporcionar a los miembros del equipo un marco exitoso

  • Aumentar la eficiencia mediante el establecimiento de un cronograma

Industrias

Industrias como la educación y la atención médica a menudo tienen resultados estables y predecibles. Las empresas de estas industrias pueden beneficiarse de los objetivos ambiciosos, en comparación con las empresas que tienen muchos factores cambiantes. Por ejemplo, una empresa de ventas podría crear metas ambiciosas con más posibilidades de resultados positivos si sabe que sus patrones de ventas son constantes.

Mientras tanto, la mayoría de las industrias generalmente pueden beneficiarse del uso del marco SMART porque muchas empresas necesitan establecer objetivos regulares y de pequeña escala. Por ejemplo, la industria de la tecnología a menudo experimenta resultados fluctuantes, por lo que las empresas de esta industria pueden beneficiarse más de los objetivos SMART que de los objetivos ambiciosos. Los objetivos SMART pueden ayudar a las empresas de tecnología a establecer objetivos claros y oportunos para desarrollar sus productos y centrarse en lo que la empresa puede lograr, lo que puede ser útil porque la demanda cambia con frecuencia en la industria de la tecnología.

Usos

Debido a que los objetivos SMART tienden a ser de menor escala y más claramente alcanzables, pueden ayudar a las organizaciones a lograr objetivos más grandes con pasos menos definidos. Las metas amplias también pueden ayudar a crear objetivos a largo plazo para ayudar a guiar las metas SMART.

Puede ser útil pensar en las metas SMART como pasos que puede tomar dentro de metas amplias más amplias. Por ejemplo, si una meta ampliada es mejorar el desempeño general de un equipo para fin de año, algunas metas SMART dentro de ese año podrían incluir proyectos y tareas que apunten a habilidades de desempeño específicas.

Factores a considerar al elegir entre metas amplias y SMART

A la hora de decidir si usar objetivos ambiciosos o objetivos SMART, estos son algunos factores que se deben tener en cuenta:

  • El estado de la empresa: para las empresas a las que les está yendo bien financieramente después de establecerse, las metas amplias pueden ser más apropiadas para ayudar a los empleados a pensar en cómo pueden expandir el negocio.

  • El desempeño de los empleados: si los empleados desean mejorar sus operaciones diarias, el marco SMART puede ayudarlos a aprender métodos eficientes. Si a los empleados les va bien en las tareas diarias o a corto plazo, pero no se desarrollan en general, las metas amplias pueden ayudarlos a mejorar sus logros a largo plazo.

  • El tamaño de la organización: los empleados dentro de grandes organizaciones pueden encontrar inspiradores los objetivos ambiciosos porque tienen una gran red de personas con las que pueden trabajar en las metas. Las organizaciones con pocos empleados pueden beneficiarse de los objetivos SMART para ayudar a garantizar que los empleados se sientan cómodos con las expectativas.

  • Los resultados de las metas: Los objetivos que resultan en cambios inmediatos pero de corta duración pueden encajar mejor con el método SMART. Aquellos que resulten en cambios permanentes y fundamentales para una organización podrían funcionar mejor como objetivos ambiciosos.

  • Los recursos de la organización: las organizaciones que tienen más recursos pueden aplicarlos para lograr objetivos ambiciosos. Aquellos con menos recursos podrían, en cambio, enfocarse en objetivos SMART para que puedan ser más económicos.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.