¿Qué son las habilidades de escucha activa? (Más cómo mejorar el tuyo)

Por el equipo editorial de Indeed

8 de junio de 2022

Este artículo ha sido aprobado por un asesor profesional de Indeed.

 

Habilidades de comunicación son beneficiosos dentro y fuera del lugar de trabajo. Tener la capacidad de comunicar claramente instrucciones, ideas y conceptos puede ayudarlo a encontrar el éxito en cualquier carrera. Con la práctica, cualquiera puede desarrollar sus habilidades de comunicación.

Uno de los habilidades más críticas en la comunicación efectiva está la escucha activa. desarrollando esto habilidad blanda le ayudará a construir y mantener relaciones, resolver problemasmejorar procesos y retener información como instrucciones, procedimientos y expectativas.

Para ayudarlo a comprender las habilidades de escucha activa y aprender cómo mejorar las suyas, considere los siguientes antecedentes y ejemplos.

Buscando contratar? Publique un trabajo en Indeed.com.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa es la capacidad de concentrarse completamente en un orador, comprender su mensaje, comprender la información y responder con atención. A diferencia de la escucha pasiva, que es el acto de escuchar a un orador sin retener su mensaje, esta habilidad de comunicación interpersonal altamente valorada garantiza que pueda participar y luego recordar detalles específicos sin necesidad de repetir la información.

Los oyentes activos usan técnicas verbales y no verbales para mostrar y mantener su atención en el hablante. Esto no solo respalda su capacidad de concentración, sino que también ayuda a garantizar que el hablante pueda ver que está concentrado y comprometido. En lugar de pensar y ensayar mentalmente lo que podría decir cuando el hablante haya terminado, un oyente activo considera cuidadosamente las palabras del hablante y memoriza la información.

¿Por qué es importante la escucha activa en el lugar de trabajo?

Ya sea que esté buscando una nueva oportunidad de trabajo, esforzándose por obtener un ascenso o trabajando para mejorar en su puesto actual, mejorar sus habilidades de escucha activa lo ayudará a tener éxito. Al igual que el pensamiento crítico y la resolución de conflictos, esta habilidad blanda te ayudará a aumentar tu valor como empleado.

Ser un oyente activo puede ayudarlo a:

Construir conexiones

La escucha activa ayuda a que los demás se sientan cómodos compartiendo información contigo. Cuando demuestre su capacidad para escuchar con sinceridad lo que otros tienen que decir, la gente estará más interesada en comunicarse con usted de manera regular. Esto puede ayudar a abrir oportunidades para colaborar con otros, hacer el trabajo rápidamente o comenzar nuevos proyectos. Todas estas cosas pueden ayudarlo a alcanzar el éxito en su carrera.

Desarrolla confianza

Cuando las personas saben que pueden hablarle libremente sin interrupciones, juicios o interjecciones no deseadas, es más probable que confíen en usted. Esto es especialmente útil cuando se encuentra con un nuevo cliente o contacto comercial con el que desea desarrollar una relación laboral a largo plazo.

Identificar y resolver problemas

Escuchar activamente a los demás lo ayudará a detectar desafíos y dificultades que otros enfrentan o problemas dentro de los proyectos. Cuanto más rápido pueda detectar estos problemas, más pronto podrá encontrar una solución o crear un plan para solucionarlo.

Aumentar su comprensión de varios temas.

Los grandes empleados siempre se esfuerzan por aprender algo nuevo y aumentar su base de conocimientos. Debido a que la escucha activa lo ayuda a retener información, también lo ayudará a comprender mejor nuevos temas y recordar lo que ha aprendido para que pueda aplicarlo en el futuro.

Evite perder información crítica

Debido a que los oyentes activos están muy comprometidos con el hablante, pueden recordar detalles específicos. Esto es especialmente importante cuando el hablante está dando instrucciones, entrenándote en un nuevo proceso o entregando un mensaje que eres responsable de transmitir a los demás.

Cómo convertirse en un oyente activo

Aquí hay una variedad de ejercicios de escucha activa que puede usar para ayudar a mejorar sus habilidades de comunicación interpersonal:

Habilidades verbales de escucha activa.

1. Parafrasear

Resume los puntos principales del mensaje que compartió el orador para demostrar que comprendes completamente su significado. Esto también le dará al orador la oportunidad de aclarar información vaga o ampliar su mensaje.

Ejemplo: “Entonces, lo que está diciendo es que su sistema de administración de contenido actual ya no satisface las necesidades técnicas de sus equipos porque no admite archivos de video grandes”.

2. Haz preguntas abiertas

Haga preguntas que demuestren que ha recopilado la esencia de lo que han compartido y guíelos para que compartan información adicional. Asegúrese de que estas preguntas no puedan responderse con un simple “sí” o “no”.

Ejemplo: “Tiene razón: el procedimiento de incorporación podría necesitar alguna actualización. ¿Qué cambios le gustaría hacer en el proceso durante los próximos seis meses?”

3. Haga preguntas de sondeo específicas

Haga preguntas directas que guíen al lector para que brinde más detalles sobre la información que han compartido o limite un tema o tema amplio.

Ejemplo: “Cuéntame más sobre tu carga de trabajo actual. ¿Cuál de estos proyectos es el que consume más tiempo?

4. Usa afirmaciones verbales cortas

Las declaraciones cortas y positivas ayudarán al hablante a sentirse más cómodo y demostrarán que estás comprometido y eres capaz de procesar la información que está proporcionando. Las pequeñas afirmaciones verbales lo ayudan a continuar la conversación sin interrumpir al orador o interrumpir su flujo.

Ejemplo: “Entiendo”. “Ya veo.” “Sí, eso tiene sentido”. “Estoy de acuerdo.”

5. Mostrar empatía

Asegúrese de que el hablante comprenda que puede reconocer sus emociones y compartir sus sentimientos. Al mostrar compasión, en lugar de simplemente sentirla, puedes conectarte con el orador y comenzar a establecer un sentido de confianza mutua.

Ejemplo: “Siento mucho que estés lidiando con este problema. Averigüemos algunas formas en las que puedo ayudar”.

6. Comparte experiencias similares

Discutir situaciones comparables no solo le mostrará al orador que ha interpretado con éxito su mensaje, sino que también puede ayudar a construir relaciones. Si el orador ha compartido un problema, brindar información sobre cómo resolvió desafíos similares es valioso para los demás.

Ejemplo: “Yo también tuve dificultades para comenzar con este programa. Pero se vuelve mucho más fácil. Después de unas pocas semanas, me sentí completamente cómodo usando todas las funciones”.

7. Recordar información previamente compartida

Trate de recordar conceptos clave, ideas u otros puntos críticos que el orador haya compartido con usted en el pasado. Esto demuestra que no solo estás escuchando lo que dicen actualmente, sino que también puedes retener información y recordar detalles específicos.

Ejemplo: “La semana pasada mencionó agregar un coordinador más senior para ayudar con esta cuenta, y creo que es una gran idea”.

Habilidades de escucha activa no verbal

8. Asentir

Ofrecer al orador unos simples asentimientos muestra que entiendes lo que está diciendo. Un asentimiento es una pista útil y de apoyo, y no necesariamente comunica que está de acuerdo con el orador, solo que puede procesar el significado de su mensaje.

9. Sonríe

Como un asentimiento, una pequeña sonrisa anima al orador a continuar. Sin embargo, a diferencia de un movimiento de cabeza, comunica que estás de acuerdo con su mensaje o que estás contento con lo que tiene que decir. Una sonrisa puede reemplazar una breve afirmación verbal para ayudar a disipar cualquier tensión y asegurar que el hablante se sienta cómodo.

10. Evita movimientos que distraigan

Estar quieto puede comunicar enfoque. Para hacer esto, intente evitar movimientos como mirar su reloj o teléfono, suspirar audiblemente, garabatear o tocar un bolígrafo. También debe evitar intercambiar comunicaciones verbales o no verbales con otras personas que escuchen al orador. Esto puede hacer que el orador se sienta frustrado e incómodo.

11. Mantén el contacto visual

Mantenga siempre la vista en el altavoz y evite mirar a otras personas u objetos en la habitación. Solo asegúrese de mantener su mirada natural, asintiendo con la cabeza y sonriendo para asegurarse de alentarlos en lugar de hacer que el orador se sienta intimidado o incómodo.

Al implementar las técnicas verbales y no verbales anteriores en conversaciones futuras, puede trabajar para desarrollar relaciones más sólidas y retener más información de sus interacciones en el lugar de trabajo. La escucha activa requiere práctica para mejorar y mantener. Cuanto más utilice estas técnicas, más naturales se sentirán.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.