¿Qué es una hoja de ruta de capacitación? (Más Tipos y Beneficios)

Por el equipo editorial de Indeed

Publicado el 2 de abril de 2022

Al capacitar a miembros del equipo, clientes o colegas en nuevas habilidades, los documentos organizacionales pueden ayudarlo a alinear sus expectativas y estructurar sus lecciones. Una hoja de ruta de capacitación es un documento útil que muchas organizaciones utilizan para guiar sus iniciativas de aprendizaje y desarrollo (L&D). Si está buscando una herramienta para mejorar sus capacitaciones, conocer las hojas de ruta de capacitación podría permitirle usarlas de manera efectiva. En este artículo, explicamos qué es una hoja de ruta de capacitación, discutimos tres tipos comunes de este documento y compartimos algunos de los beneficios de usar uno.

¿Qué es una hoja de ruta de formación?

Una hoja de ruta de capacitación es un documento que describe las etapas de un proceso de capacitación y define claramente los objetivos de cada etapa. Este mapa estratégico disecciona un programa de capacitación en componentes para que los alumnos puedan comprender las brechas que la capacitación pretende llenar y los desafíos para los que pretende prepararlos. Las organizaciones a menudo crean hojas de ruta de capacitación para realizar un seguimiento del progreso, comunicar los principales objetivos de aprendizaje y visualizar la relación entre cada fase de la capacitación.

Las hojas de ruta de capacitación pueden tomar muchas formas, y puede personalizar su hoja de ruta para satisfacer las necesidades de su organización y programa. Los líderes suelen dividir sus programas en etapas que se basan en la etapa anterior. Por ejemplo, un programa de capacitación para asociados que aprenden habilidades gerenciales podría incluir cinco etapas:

  • Aprendizaje de conceptos básicos: las lecciones introductorias introducen a los alumnos a los términos fundamentales del vocabulario relacionados con la gestión y explican cómo funcionan estas ideas a través de ejemplos.

  • Práctica práctica: los alumnos reciben tareas que los desafían a tomar decisiones y ejecutar planes basados ​​en los conceptos que aprendieron en la primera etapa.

  • Comentarios: los capacitadores ofrecen sugerencias personalizadas basadas en sus observaciones del trabajo de los alumnos.

  • I**implementación:** los alumnos reciben desafíos más avanzados e intentan aplicar los comentarios que recibieron.

  • Pruebas y certificados: los alumnos realizan un breve examen en el que se les pregunta sobre los conceptos que aprendieron para medir su progreso y, después de aprobar, reciben un certificado que reconoce su éxito en el curso.

Su hoja de ruta única podría abordar los desafíos y necesidades específicos de sus alumnos. Intente observar cómo aprenden sus nuevos empleados, clientes o socios para que pueda desarrollar un programa al que puedan responder positivamente. Aquí hay algunos elementos que podría planear incluir en su hoja de ruta:

  • Objetivos: la mayoría de las hojas de ruta establecen un objetivo explícito para el final de cada etapa y un objetivo final que espera que los participantes logren como culminación de todo el programa, como la capacidad de usar un programa de software para crear un proyecto de principio a fin.

  • Secuencia: los mapas de ruta suelen indicar el orden de las lecciones. Si tiene muchos temas que espera cubrir, reflexione sobre qué información es la más fundamental y elija un orden que pueda ser el más impactante para los alumnos.

  • Recompensas: muchas personas responden a incentivos que celebran sus logros. Para motivar a los alumnos, considere incluir las recompensas que reciben al completar las fases, como certificados o códigos de promoción.

  • Adaptaciones: diferentes personas aprenden de manera diferente y puede capacitar a sus alumnos para que tengan acceso a diferentes opciones. Por ejemplo, podría proporcionar una demostración en video para complementar las lecturas, lo que podría ayudar a los estudiantes visuales a interpretar la información.

Tipos de hojas de ruta de formación

Si bien los equipos de recursos humanos (RR. HH.) y L&D utilizan con frecuencia hojas de ruta de capacitación para capacitar a los nuevos empleados, existen otros usos para estos documentos. Puede proporcionar una hoja de ruta de capacitación como recurso para cualquier persona con la que trabaje que pueda beneficiarse de su estructura. Estos son tres de los tipos más comunes de hojas de ruta de capacitación que se utilizan en los entornos empresariales:

Desarrollo de carrera

Puede usar hojas de ruta de capacitación para ayudar a aclimatar a los nuevos empleados a la organización o desarrollar nuevas habilidades para los empleados existentes. Las empresas a menudo utilizan hojas de ruta de capacitación para desarrollar planes prácticos para ayudar a los empleados a adquirir habilidades valiosas que podrían ayudar a satisfacer las necesidades comerciales. Las hojas de ruta de capacitación también pueden ayudar a abordar las brechas de habilidades y preparar a los empleados para nuevas responsabilidades. Por ejemplo, muchas organizaciones utilizan programas de capacitación gerencial para ayudar a los empleados de nivel junior a practicar sus habilidades de liderazgo para que puedan ocupar puestos más altos en el futuro.

Entrenamiento del cliente

Si vende un producto que puede ser complicado para los nuevos usuarios, una hoja de ruta de capacitación puede ayudar a ser una herramienta de servicio al cliente para empoderar a los clientes. Las hojas de ruta de capacitación del cliente pueden mejorar sus relaciones con los clientes y generar lealtad. Muchas empresas de tecnología utilizan hojas de ruta de capacitación para ayudar a los clientes a adquirir fluidez en su software, incluidas lecciones sobre cómo resolver errores comunes y cómo acceder a funciones avanzadas.

Liderazgo de socios

Cuando dos organizaciones comienzan a trabajar juntas, una hoja de ruta de capacitación puede ser una forma útil de alinearse. Los representantes de ambas organizaciones pueden trabajar juntos para establecer un lenguaje común y establecer objetivos. Una hoja de ruta de capacitación puede ser una forma estratégica de comenzar una asociación fructífera entre empresas.

Beneficios de usar una hoja de ruta de capacitación

Estos son algunos de los beneficios de confiar en una hoja de ruta de capacitación:

Añade claridad al proceso de formación.

La hoja de ruta de capacitación es una herramienta organizativa que puede ayudar tanto a los capacitadores como a los aprendices a visualizar todo el programa. La hoja de ruta permite a los capacitadores reducir la velocidad y pensar detenidamente sobre cada etapa del programa y cómo se pasa a la siguiente. Al aislar las etapas y luego ver todo el programa como un ascenso fluido e incremental hacia un objetivo final, los capacitadores podrían desarrollar una programación más reflexiva y relevante. Los alumnos pueden apreciar la hoja de ruta de capacitación como un recurso que aclara la importancia de cada etapa y cómo cada lección interactúa con las demás para avanzar hacia objetivos profesionales.

Establece expectativas

Estos documentos definen objetivos para el desarrollo de los alumnos, lo que puede ayudar a aumentar las posibilidades de un crecimiento significativo. Escribir los objetivos acordados y mostrarlos en toda la organización también promueve la responsabilidad. Las hojas de ruta de capacitación ayudan a los alumnos a comprender lo que sus líderes esperan de ellos. Alternativamente, la hoja de ruta de capacitación es una oportunidad para que los líderes organizacionales se aseguren de que sus expectativas sean realistas. Escribir objetivos reflexivos y alcanzables para los alumnos e identificar los recursos que pueden ayudarlos a lograr estos objetivos desafía a los capacitadores a establecer estándares apropiados para medir el progreso de los alumnos.

Ayuda a establecer una línea de tiempo

Las hojas de ruta de capacitación pueden ser una herramienta estructural para ayudarlo a comprender cuánto tiempo puede llevar alcanzar sus objetivos de aprendizaje. Dependiendo del estilo que elija para su hoja de ruta de capacitación, es posible que pueda indicar cuánto tiempo puede tomar cada etapa. Por ejemplo, si cree que los alumnos podrían beneficiarse al dedicar la mayor parte de su tiempo a practicar sus habilidades e implementar comentarios, podría planificar dedicar la mayor parte del proceso a esa etapa.

También puede crear hojas de ruta de capacitación para capacitaciones de cualquier escala. Por ejemplo, puede crear una hoja de ruta para estructurar un taller de un día sobre informes de gastos. Alternativamente, puede usar una hoja de ruta de capacitación para un programa de desarrollo profesional de un año que prepare a los pasantes para pasar a puestos de tiempo completo.

Fomenta el compromiso

Muchas personas se sienten más motivadas cuando tienen una meta definitiva por la que están trabajando. Debido a que una hoja de ruta de capacitación define objetivos y ofrece incentivos, puede ser una herramienta para fomentar una mayor participación de los alumnos. Los alumnos con hojas de ruta de capacitación pueden sentirse más involucrados activamente con el material cuando entienden en qué culmina el programa y cómo podría afectar su carrera.

Esto puede ser especialmente beneficioso cuando está capacitando a nuevos empleados, porque los primeros días de empleo podrían afectar la forma en que estos nuevos miembros del equipo se sienten sobre el trabajo y el entorno laboral. Al establecer objetivos y recompensas por los que pueden esforzarse, podría ayudar a los miembros del equipo a sentirse conectados y apoyados.

Permite un aprendizaje gradual.

La hoja de ruta lo insta a pensar en la capacitación en fases y establecer objetivos e hitos incrementales. Al alentarlo a desarrollar un programa que se revela gradualmente con el tiempo, puede enfocarse más intensamente en cada tema. Algunas personas pueden aprender mejor el material de esta manera, porque pueden aislar cada idea antes de pasar al siguiente desafío.

El aprendizaje gradual puede ayudarlo a enseñar ideas complejas de una manera más digerible. También puede permitirle ser flexible, trabajando en torno a los horarios de sus alumnos. Cuando trabaja con personas ocupadas, como empleados de tiempo completo que se preparan para una promoción, líderes de equipo que trabajan en una asociación estratégica o clientes que desean emplear su producto en su organización, la capacitación que se realiza en segmentos pequeños puede ser más manejable que larga. exhaustivas pueden ser las sesiones.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *