¿Qué es la contabilidad minorista? Ventajas y desventajas

Por el equipo editorial de Indeed

Publicado el 2 de abril de 2022

Si opera una tienda minorista, proporcionar una cuenta precisa de su inventario actual puede ser un desafío al que se enfrente con frecuencia. Comprender la mejor manera de contabilizar su inventario actual y pasado puede ser difícil si no puede realizar un recuento exacto de la cantidad de artículos que posee. La contabilidad minorista puede proporcionar una manera fácil de contabilizar todo su inventario actual sin la necesidad de contar y contabilizar manualmente cada artículo que tiene.

En este artículo, discutimos qué es la contabilidad minorista, cómo funciona, ventajas y desventajas y en qué se diferencia de la contabilidad de costos.

¿Qué es la contabilidad minorista?

La contabilidad minorista es un método de contabilidad que le permite realizar un seguimiento de la cantidad de inventario que tiene sin contar manualmente todos los artículos en su tienda. Este tipo de contabilidad esencialmente convierte todo su inventario actual a su precio minorista estimado y resta sus números de ventas de ese valor para proporcionar una estimación de la cantidad de inventario que tiene disponible actualmente. Usando la contabilidad minorista, puede determinar qué porcentaje de margen de beneficio usa al vender sus artículos y luego usar ese número para calcular cuánto inventario le queda en función de sus cifras de ventas.

Este tipo de contabilidad puede ser útil para los dueños de negocios que no pueden contar manualmente todo su inventario, pero aún necesitan averiguar cuántos artículos tienen disponibles para vender. Encontrar este número puede ser importante al enviar documentos fiscales o al tratar de contabilizar cuánto valor tiene disponible en función del precio minorista de los artículos en su tienda.

¿Cómo funciona la contabilidad minorista?

La contabilidad minorista funciona convirtiendo su inventario actual en un valor que puede usar para determinar cuántos artículos tiene en su poder. Usando la contabilidad minorista, primero determina cuál es su relación costo-venta minorista. Esta relación representa la diferencia entre el precio que paga para adquirir cada artículo y el precio por el que finalmente vende ese artículo. Debido a que este método de contabilidad se basa en su capacidad para asignar un precio único a cada artículo que vende, puede encontrar problemas si su tienda vende una variedad de artículos diferentes a precios diferentes.

Para combatir este problema, existen tres formas de asignar valor a su inventario al utilizar la contabilidad minorista. Al usar uno de estos tres métodos, puede calcular efectivamente el precio que su tienda vende cada artículo para que luego pueda usar ese valor para identificar cuánto inventario tiene disponible. Estas son las tres formas de calcular el costo de su inventario:

Primero en entrar, primero en salir (FIFO)

El método de primera entrada, primera salida de la contabilidad minorista supone que usted vende bienes en un orden en relación con el momento en que los adquirió. En otras palabras, si compra un conjunto diferente de artículos cada semana durante tres semanas a tres precios diferentes, el método de primero en entrar, primero en salir supondría que vende los artículos de la primera semana antes de vender cualquiera de los artículos que adquirió en La segunda semana. Por ejemplo, suponga que los artículos que compró en la primera semana cuestan $15 cada uno, $20 cada uno la segunda semana y $25 cada uno la segunda semana.

Cada semana compró 15 artículos y al final de la tercera semana vendió un total de 25 artículos. Usando el método FIFO de contabilidad minorista, supondría que primero vendió los 15 artículos de la primera semana por un total de $225. Para los siguientes 10 artículos, supondría que solo vendió artículos en la segunda semana por un total de $200. Sumar 225 a 200 y dividir por 25 le daría un precio promedio de $17 por artículo que usaría para calcular su inventario restante.

Último en entrar, primero en salir (LIFO)

El método de último en entrar, primero en salir de la contabilidad minorista es similar al método de primero en entrar, primero en salir, pero invierte el orden en que se calculan los artículos. En el método FIFO, asumes que vendes artículos en el orden en que los compraste, y los artículos que compraste primero se venden primero. En el método LIFO, asume que los artículos que vende son del pedido más reciente, en lugar del primer pedido. Este método de contabilidad minorista puede ser útil si coloca artículos comprados recientemente al frente de su tienda o primero en sus estantes, ya que es más probable que los consumidores compren estos artículos.

El método del promedio ponderado

El método de promedio ponderado de la contabilidad minorista simplemente promedia el costo de todos sus artículos, sin tener en cuenta el orden. Este método de contabilidad es mejor para las operaciones minoristas que venden todos sus artículos a un ritmo similar, independientemente de cuándo compró inicialmente el inventario. Este método de contabilidad también es útil para tiendas que venden una variedad de artículos diferentes, ya que la diferencia en el costo puede causar problemas durante el cálculo. Al promediar el valor de todos los artículos que vende, el método de promedio ponderado le permite encontrar un número más preciso para las ventas totales.

Ventajas de la contabilidad minorista

La contabilidad minorista es una opción atractiva para una variedad de diferentes tipos de tiendas minoristas porque le permite calcular su inventario sin la necesidad de contar todo manualmente. Para los propietarios de tiendas que no pueden contar fácilmente todos sus artículos, este método de contabilidad puede ser una buena manera de encontrar su inventario actual en función de sus cifras de ventas. Este método también es beneficioso debido a lo fácil que puede ser estimar su inventario sin necesidad de ecuaciones complejas.

Otra ventaja importante de la contabilidad minorista es que este método de contabilidad puede proporcionar beneficios fiscales según el método que elija utilizar. Ya sea que use FIFO, LIFO o el método de promedio ponderado, cada una de estas técnicas puede producir resultados ligeramente diferentes. Si bien todos estos son métodos válidos, la diferencia en las estimaciones que proporcionan puede resultar potencialmente beneficiosa al declarar sus impuestos, ya que las diferencias en el inventario o las cifras de ventas pueden ser deducibles.

Desventajas de la contabilidad minorista

Si bien la contabilidad minorista puede ser una manera fácil de estimar la cantidad de inventario que tiene en su poder, también existen algunos inconvenientes en este método. Según el tipo de artículos que venda, la contabilidad minorista puede proporcionar resultados inexactos. Si vende una variedad de artículos diferentes a precios muy diferentes, es posible que los diferentes métodos de contabilidad minorista no proporcionen resultados precisos.

Otra desventaja de la contabilidad minorista es que el sistema puede ser inconsistente y solo brindar una estimación. La contabilidad minorista puede ahorrarle tiempo si no desea contar manualmente todo su inventario, pero también puede proporcionar números menos precisos que el conteo manual. Además, cualquier cifra producida por la contabilidad minorista es solo una estimación, por lo que es casi imposible proporcionar un número exacto con esta técnica.

Venta al por menor frente a contabilidad de costes

La contabilidad de costos es otro método de contabilidad que las tiendas minoristas pueden usar, pero tiene algunas diferencias leves con la contabilidad minorista. La contabilidad minorista realiza un seguimiento de su inventario en función del precio que vende cada artículo a sus clientes. La contabilidad de costos rastrea cada artículo en función del costo total que pagó para adquirir cada artículo. La contabilidad de costos suele ser más complicada, ya que este método rastrea una variedad de factores diferentes, como el envío, los costos de producción, los gastos generales y los costos de desarrollo.

Si bien la contabilidad de costos puede ser más precisa que la contabilidad minorista, también puede requerir cálculos más avanzados. El principal beneficio de la contabilidad minorista es que puede ser fácil determinar cuál es el precio minorista de su inventario, ya que ese es el precio que pagan sus clientes. El seguimiento de todos los diferentes factores asociados con la contabilidad de costos puede ser difícil, ya que muchos de estos factores están fuera de su control como propietario de una tienda.

Cómo usar la contabilidad minorista

Si está interesado en usar el método minorista de contabilidad para calcular el valor actual de su inventario, puede ser útil leer un ejemplo que demuestra cómo usar el método. Aquí hay un ejemplo de cómo usar la contabilidad minorista:

1. Determine su relación costo-venta minorista

El primer paso para usar el método de contabilidad minorista es encontrar nuestra relación costo-venta minorista. Esta relación muestra la diferencia entre cuánto paga para adquirir un artículo y por cuánto lo vende. Para nuestro ejemplo, imagina que compras tus productos por $80 y los vendes por $100. Divida 80 por 100 para determinar que su relación costo-venta minorista es 0.8 o 80%.

2. Realice un seguimiento de cuánto cuesta su inventario

El siguiente paso en este proceso es determinar cuánto cuesta su inventario actual. Por ejemplo, si comenzó con $2000 en inventario y realizó compras adicionales por un total de $1000 más, entonces el costo total del inventario sería de $3000. Para este paso, no necesita realizar un seguimiento de cuánto inventario perdió debido a las ventas, solo cuál era su cantidad total antes de cualquier venta.

3. Determina cuántas ventas hiciste

Luego, determina cuánto dinero ganó en ventas de su inventario. Para este paso, es posible que desee verificar dos veces sus libros de contabilidad o software para asegurarse de que está utilizando un número exacto. Para nuestro ejemplo, suponga que ganó $2000 en ventas.

4. Realiza el cálculo usando la fórmula

Después de recopilar sus datos, el último paso es usar la fórmula:

inventario final = inventario inicial – ventas (relación costo-venta al por menor)

sustituyendo los valores de nuestro ejemplo obtenemos:
inventario final = 3000 – 2000(.8)
inventario final = 3000 -1600
inventario final = 1400

Con este cálculo, podemos ver que el valor del inventario restante es de $1400. Si desea identificar cuántos artículos individuales representa este número, puede dividir este valor por el costo promedio de los bienes.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *