¿Qué es el liderazgo transaccional? | Indeed.com

Elegir qué estrategias implementar como líder es la base de su desempeño como líder. Un método exitoso es el liderazgo transaccional, que motiva a través de un modelo de recompensa-castigo. En este artículo, explicamos qué es el liderazgo transaccional y cómo utilizar este estilo de liderazgo en el lugar de trabajo.

¿Qué es el liderazgo transaccional?

El liderazgo transaccional implica motivar y dirigir a los seguidores apelando a su propio interés. Se basa en la suposición de que los empleados están motivados por la recompensa y el castigo. Este estilo está orientado a los resultados y mide el éxito de acuerdo con el sistema de recompensas y sanciones de la organización.

Aquí hay algunos rasgos y comportamientos comunes exhibidos por personas que usan un estilo de liderazgo transaccional:

  • Se enfoca en metas a corto plazo

  • Favorece políticas y procedimientos estructurados

  • Sigue una jerarquía clara

  • Cree en hacer las cosas correctamente

  • Tiende a ser inflexible y prefiere poco o ningún cambio.

Relacionado:

Cómo ser un líder transaccional

Aplicar métodos de liderazgo transaccional implica monitorear la dinámica de trabajo, las expectativas y las metas establecidas. Con esto, puedes usar este estilo de liderazgo para guiar a tu equipo hacia el éxito. Para hacer esto de manera eficiente, siga estos pasos:

1. Fomentar la autonomía entre los empleados

Como líder, proporcionar un entorno en el que los empleados tengan la oportunidad de tomar sus propias decisiones puede ayudar a aumentar la productividad y la moral. Esto implica confiar en que los empleados se sientan libres de trabajar con usted de la manera que sea más productiva para ellos.

Relacionado:

2. Monitorear el desempeño de los empleados

Los líderes transaccionales exitosos vinculan sus objetivos comerciales y de equipo con las recompensas que siguen. Se aseguran de aclarar las expectativas y proporcionar los recursos necesarios para que los empleados logren los objetivos individuales, de equipo y de la empresa. A medida que se logran estos objetivos y se avanza, reunirse en equipo e individualmente para establecer los próximos pasos para su personal puede ayudar a aumentar la productividad y mejorar la moral.

Relacionado:

3. Intervenir cuando sea necesario

La gestión pasiva en el liderazgo transaccional incluye intervenir solo cuando no se cumplen los estándares. Esto puede implicar el uso del castigo como respuesta a un desempeño inaceptable. Según el rendimiento y el historial del empleado, puede ser necesaria otra intervención para brindar capacitación adicional o tutoría para ayudar al empleado a mejorar.

4. Crea un sistema de recompensas claro

La base para navegar con éxito este estilo de liderazgo es establecer un sistema claro de recompensas. Teniendo en cuenta las necesidades o los deseos de sus empleados, elija una recompensa o un conjunto de recompensas que sean deseables y relevantes para motivar a sus empleados. Al presentar su sistema de recompensas a su personal, asegúrese de establecer expectativas prácticas y medios razonables para obtener recompensas. Algunas recompensas pueden incluir bonificaciones, obsequios especiales u oportunidades de ascenso.

5. Establecer pautas para la acción disciplinaria

Parte de ser un líder transaccional implica administrar castigos cuando los empleados no cumplen con las expectativas del equipo. Al seleccionar posibles castigos, es importante considerar el ambiente del equipo, la naturaleza de su trabajo y la función de la corrección.

Lo mejor es tener una escala de acción disciplinaria, con pasos pequeños para infracciones menores y etapas tempranas de bajo rendimiento. La acción disciplinaria se vuelve más severa con cada infracción o desempeño continuo sin mejorar. Comunique estos pasos a su equipo de manera clara para asegurarse de que estén al tanto de cómo planea implementar este sistema.

Estilos de liderazgo

descripción de la imagen

Estilos de liderazgo comunes:

  1. Entrenador (motivacional)

  2. Visionario (centrado en el progreso e inspirador)

  3. Siervo (humilde y protector)

  4. Autocrático (autoritario y centrado en los resultados)

  5. Laissez-faire o no intervención (autocrática y delegatoria)

  6. Democrática (solidaria e innovadora)

  7. Pacesetter (útil y motivador)

  8. Transformacional (desafiante y comunicativo)

  9. Transaccional (centrado en el rendimiento)

  10. Burocrático (jerárquico y centrado en el deber)

Ventajas del liderazgo transaccional

Según el entorno de trabajo, las necesidades del equipo y las tareas que se avecinan, este método podría ser beneficioso para usted y su personal. Aquí hay algunos beneficios de usar este método de liderazgo:

Recompensa el interés propio

Cada empleado tiene un conjunto único de factores que lo motivan a completar su trabajo. Algunos empleados están motivados por el pago, las recompensas y el reconocimiento. El liderazgo transaccional funciona bien para estos empleados porque les da algo en lo que enfocarse o alinear sus intereses. Esto puede motivar al resto de su equipo a competir y rendir al máximo de sus capacidades para recibir recompensas y reconocimiento.

Proporciona una estructura eficiente.

Para equipos más grandes u organizaciones más grandes, las estrategias de liderazgo transaccional son enfoques efectivos en los negocios a mayor escala. Las empresas con sistemas que requieren tareas repetitivas están bien administradas de manera que brindan recompensas por completar las tareas y sanciones por no cumplir con las expectativas.

Logra metas a corto plazo rápidamente

Este método de liderazgo funciona bien para objetivos a corto plazo, como proyectos o trabajos que deben completarse en un corto período de tiempo. En estos casos, considere ofrecer recompensas a los miembros del equipo que completen la mayor cantidad de tareas en un tiempo determinado, o reconozca a los miembros del equipo que hayan realizado un trabajo excepcional.

Desventajas del liderazgo transaccional

Aunque ofrecer recompensas y administrar castigos puede funcionar para su organización, no siempre logra los resultados deseados de mejora de la productividad, especialmente en ciertas culturas laborales. Aquí hay algunas desventajas de usar el estilo de liderazgo transaccional:

Recompensa el desempeño medible

Este suele ser el caso de los trabajos que implican cuotas o trabajo basado en el rendimiento. En lugar de recompensar a los empleados por su ética de trabajo o su capacidad para ser buenos miembros del equipo, se les recompensa por el trabajo basado en la cantidad con premios cuantitativos, como bonos. Con esto en mente, sin querer podría enviar un mensaje a su equipo de que su trabajo es importante debido a la recompensa, en lugar de los valores de la empresa.

Limita la creatividad potencial.

Con el liderazgo transaccional, las metas y los objetivos se establecen claramente desde el principio, por lo que no hay mucho espacio para que los empleados trabajen más allá de estos límites. Con estas limitaciones establecidas, a menudo no se fomenta la creatividad, lo que puede limitar las habilidades de sus empleados a largo plazo. Como tal, este estilo puede no ser el mejor en entornos de trabajo creativos.

No premia la iniciativa personal.

En lugar de recompensar a los empleados por el trabajo que realizan para mejorar los procesos o informar a la gerencia sobre los cambios que deben realizarse, este método recompensa a los empleados únicamente por alcanzar sus objetivos laborales. Es posible que los empleados se desanimen a tomar la iniciativa o traer nuevas ideas a su atención.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.