Pros y contras de ser dermatólogo

Por el equipo editorial de Indeed

28 de octubre de 2021

Trabajar en dermatología tiene muchos beneficios, pero también hay desafíos únicos que superar. Si está interesado en convertirse en dermatólogo, puede ser útil saber qué implica el trabajo y qué tipo de persona podría disfrutarlo. Comprender los beneficios y las desventajas de este rol puede ayudarlo a determinar si es el adecuado para usted. En este artículo, discutimos qué es un dermatólogo, dónde trabaja y algunos pros y contras de ser uno.

¿Qué es un dermatólogo?

Los dermatólogos son profesionales médicos que se enfocan en el tratamiento de afecciones de la piel y algunos problemas del cabello y la piel. El trabajo puede variar según las necesidades del paciente, desde evaluaciones de rutina hasta tratamientos quirúrgicos. Los dermatólogos tratan a pacientes con afecciones comunes, como acné o arrugas, pero también pueden tratar el cáncer de piel y otras enfermedades crónicas o dolorosas de la piel.

Los dermatólogos pueden realizar tareas como examinar a los pacientes, investigar y educar a los pacientes sobre cómo cuidar su piel. Por lo general, tienen conocimientos sobre medicamentos, ungüentos y agentes hormonales, y a menudo recetan tratamientos tópicos y orales para tratar afecciones de la piel. También realizan procedimientos como biopsias, tratamientos con láser, peelings y cirugías.

¿Dónde trabajan los dermatólogos?

Muchos dermatólogos trabajan en la práctica privada. Sin embargo, también pueden trabajar en otros entornos de atención, como hospitales, clínicas ambulatorias, facultades de medicina o laboratorios. Estos diferentes escenarios pueden conducir a diferentes responsabilidades diarias. Por ejemplo, un dermatólogo que trabaja en un hospital podría unirse a un cirujano en la sala de emergencias para controlar el sarpullido de un paciente. Un dermatólogo que trabaja en un laboratorio podría investigar y probar nuevos tratamientos.

Ventajas de ser dermatólogo

Aquí hay algunos beneficios de ser un dermatólogo a considerar:

Interacción social

Los dermatólogos trabajan con personas todos los días y pueden ver a los mismos pacientes repetidamente, lo que les permite construir relaciones duraderas. La piel y la apariencia física pueden ser temas personales para algunas personas, por lo que los pacientes pueden apreciar a los médicos que son honestos y amables. Si eres amigable y las personas se sienten cómodas a tu alrededor, podrías disfrutar y sobresalir en el trabajo.

Salario alto

Convertirse en dermatólogo puede generarle altos ingresos. Según los datos de Indeed, el salario promedio nacional de un dermatólogo es $288,505 por año. A medida que adquiera más experiencia en la profesión, sus ingresos pueden seguir creciendo. Otros factores, como el lugar donde trabaja y los servicios que brinda, también pueden afectar su salario.

Horas regulares

Algunos médicos pueden trabajar muchas horas e impredecibles, pero los dermatólogos suelen trabajar en horarios estándar y flexibles. Aunque las horas de trabajo individuales pueden variar de un trabajo a otro, como dermatólogo, es posible que pueda trabajar 40 horas por semana. Debido a que las preocupaciones sobre la piel de los pacientes a menudo no son sensibles al tiempo, los dermatólogos generalmente trabajan en un horario predecible con horarios regulares. Esto puede permitirle desarrollar un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida y dedicarse a pasatiempos y dedicar más tiempo a su familia o amigos.

Ambiente de bajo estrés

Las citas de dermatología suelen ser de rutina. Pocas afecciones de la piel ponen en peligro la vida y los dermatólogos rara vez tienen que realizar procedimientos de alto riesgo. Esto puede conducir a una experiencia laboral diaria más positiva y niveles de estrés más bajos que otras profesiones médicas.

Impacto positivo en los pacientes

La dermatología le brinda la oportunidad de ayudar a las personas, lo que a algunos les puede resultar gratificante. Los tratamientos adecuados para la piel pueden ayudar a prevenir enfermedades graves, abordar problemas como el dolor y la irritación y disminuir los impactos visibles del envejecimiento. Sus tratamientos también pueden mejorar la felicidad y la autoestima de sus pacientes. Para algunos, saber que su trabajo beneficia la vida de sus pacientes puede generar una sensación de satisfacción.

Oportunidad de trabajar con nueva tecnología.

Una carrera en dermatología podría mantenerlo informado sobre nuevos inventos y permitirle utilizar nuevas herramientas para resolver las inquietudes de sus pacientes. Por ejemplo, las imágenes digitales se están volviendo más populares y ofrecen una manera más fácil de diagnosticar problemas de la piel. Las mejoras en telemedicina, robótica e inteligencia artificial también mejoran el trabajo de los dermatólogos y facilitan el diagnóstico y el tratamiento.

Contras de ser dermatólogo

Aquí hay algunas desventajas potenciales de ser un dermatólogo:

Años de educación

Los dermatólogos pasan por años de educación antes de que puedan comenzar a ejercer, y muchos profesionales estudian durante al menos 10 años después de la escuela secundaria. Después de completar sus títulos, los dermatólogos también suelen completar pasantías y residencias antes de poder trabajar de forma independiente. Sin embargo, esta capacitación completa puede ayudarlo a sentirse bien informado y preparado para comenzar a trabajar con pacientes.

costo de la educacion

La educación requerida para convertirse en dermatólogo puede ser costosa porque puede pasar al menos una década trabajando para obtener los títulos necesarios. Muchos profesionales pueden dejar la escuela con deudas de préstamos estudiantiles u otras cargas financieras. Considere buscar ayuda financiera y solicitar cualquier subvención que pueda para reducir los costos. Una vez que comience su carrera, el alto salario que gane puede ayudarlo a pagar sus deudas y estabilizarse financieramente más rápidamente.

Conversaciones desafiantes

Aunque el trabajo de los dermatólogos puede ser más rutinario que en otros campos de la medicina, es posible que aún comparta malas noticias con los pacientes. Por ejemplo, un paciente puede verte para revisar un lunar inusual que determinas que es un crecimiento maligno después de realizarle pruebas. Si es honesto y empático con sus pacientes, estas conversaciones pueden ser más fáciles y los pacientes pueden estar más dispuestos a seguir sus consejos mientras buscan tratamiento. Esto puede ayudarlo a crear conexiones más fuertes con el tiempo y hacer que su trabajo se sienta más satisfactorio.

Condiciones sensibles

Los dermatólogos a veces tratan afecciones cutáneas desagradables porque el trabajo a menudo requiere trabajar con verrugas, lunares, erupciones cutáneas, cicatrices y hongos. Como la mayoría de los profesionales médicos, los dermatólogos también manejan sangre. Después de toda su capacitación educativa y a medida que adquiera experiencia, puede sentirse más cómodo trabajando con estos y aumentar su experiencia en el tema, lo que puede mejorar su diagnóstico con estas condiciones.

Trabajo repetitivo

Es posible que muchas de sus citas se centren en los mismos problemas. Debido a que condiciones como el acné y la caída del cabello son comunes, es posible que realice los mismos diagnósticos y ofrezca tratamientos similares a muchos de sus pacientes. Sin embargo, trabajar repetidamente con condiciones comunes podría fortalecer su experiencia y permitirle trabajar con diferentes métodos según las necesidades de cada paciente.

campo competitivo

Como la mayoría de los campos médicos, la dermatología puede ser muy competitiva. Debido a las ventajas del trabajo, muchas personas que buscan carreras en medicina podrían intentar ingresar a la dermatología. Sin embargo, si sobresale en la escuela y obtiene suficiente experiencia, siempre puede comenzar una práctica privada. Si te enfocas en desarrollar tus habilidades y te conviertes en un experto en el campo, puedes encontrar el éxito sin importar la competencia.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.