Las 5 Etapas del Proceso de Enfermería ADPIE

Por el equipo editorial de Indeed

Publicado el 29 de junio de 2021

ADPIE ayuda a las enfermeras describiendo los pasos que pueden tomar para brindar atención de calidad a sus pacientes. ADPIE, también conocido entre los profesionales de la salud como el proceso de enfermería, brinda a las enfermeras las herramientas para aplicar su conocimiento en un entorno clínico, resolver problemas y ampliar su conjunto de habilidades. Como estudiante de enfermería, a menudo debe responder preguntas sobre este proceso durante el examen de licencia de enfermería porque la comunidad de enfermería considera el estándar de atención de ADPIE en el campo. En este artículo, definimos ADPIE y discutimos cada una de sus cinco etapas y cómo benefician a las enfermeras y sus pacientes.

¿Qué es ADPIE?

ADPIE es un acrónimo que representa las cinco etapas del proceso de enfermería: evaluación, diagnóstico, planificación, implementación y evaluación. Las escuelas de enfermería enseñan a los estudiantes ADPIE como una herramienta para usar a lo largo de su carrera al tratar a los pacientes como una forma de garantía de calidad. Debido a que ADPIE es fácil de recordar, las enfermeras pueden recordar rápidamente el término y sus etapas asociadas mientras trabajan.

Las enfermeras utilizan ADPIE para ayudar a mejorar la salud de los pacientes brindándoles el nivel de atención adecuado, resolviendo sus problemas y controlándolos de forma regular e individual. ADPIE también orienta a las enfermeras en la creación y ajuste de planes de atención para los pacientes. Simplifica un proceso importante, lo que lo hace más atractivo para las enfermeras y contribuye al mantenimiento o mejora de la condición de un paciente.

Las cinco etapas de ADPIE

La siguiente lista define y describe las cinco etapas de ADPIE, incluida la forma en que las enfermeras utilizan estos pasos para cuidar a sus pacientes:

1. Evaluación

Una evaluación tiene lugar cuando una enfermera hace un encuentro inicial con un paciente. Si es posible, la enfermera saludará al paciente, se presentará y explicará el proceso de evaluación. Luego determinan el problema de salud del paciente y su estado psicológico y condición fisiológica, como el dolor o la incomodidad. Estos detalles ayudan a la enfermera a comprender las preocupaciones del paciente en el contexto de su condición habitual. En este paso, las enfermeras no diagnostican a los pacientes sino que recopilan suficiente información para respaldar el diagnóstico del equipo médico.

Las enfermeras pueden utilizar varios métodos al realizar evaluaciones. Pueden hacerle preguntas al paciente y confiar en sus respuestas verbales para comprender su condición o síntomas. Si el paciente no puede responder, la enfermera puede consultar con otro profesional médico o consultar los registros médicos del paciente para obtener más información. También pueden registrar los signos vitales del paciente, como la temperatura, la presión arterial y la frecuencia cardíaca, para evaluar su estado de salud.

2. Diagnóstico

Las enfermeras utilizan la información obtenida de las evaluaciones para ayudar al equipo médico a considerar, eliminar o identificar posibles diagnósticos. Una vez que el equipo realiza el diagnóstico mental, fisiológico o emocional apropiado, identifica los riesgos potenciales del paciente. Estos riesgos ayudan al equipo a determinar las opciones y prioridades de tratamiento. Las enfermeras registradas no pueden proporcionar un diagnóstico médico, aunque pueden diagnosticar síntomas específicos relacionados con la condición del paciente. Todavía juegan un papel esencial en el equipo de atención y colaboran con los profesionales médicos para presentar ideas, usar su juicio clínico e informar si sienten que un diagnóstico no se ajusta al paciente.

Ejemplo: Un paciente llega a la sala de emergencias. Después de evaluar al paciente, una enfermera usó notas de observación y detalles proporcionados por el paciente para identificar síntomas o riesgos específicos. La enfermera notó que el paciente se veía cansado y reportó sentirse mareado y con la boca seca. La enfermera informa estos síntomas al equipo médico y sugiere que la causa probable es la deshidratación.

3. Planificación

Después de que el equipo médico hace un diagnóstico, trabajan juntos para planificar un enfoque de tratamiento para el paciente. Este paso del proceso ADPIE incluye dos componentes:

Colaboración con el equipo de atención

La planificación de la atención del paciente implica obtener la ayuda de los proveedores de atención médica en muchos niveles. Cada miembro del equipo tiene un papel específico en la asistencia al paciente. Por ejemplo, la enfermera es responsable de planificar un proceso para ayudar al equipo médico a lograr el resultado previsto para el paciente. Al desarrollar este proceso, la enfermera puede crear y actualizar un documento de plan de atención que comparte con todos los miembros del equipo, asegurando que todos puedan evaluar el progreso del paciente. Estas actualizaciones también pueden ayudar al equipo a ajustar el plan según sea necesario. Los profesionales que componen un equipo de atención al paciente pueden incluir:

  • médicos generales

  • asistentes médicos

  • Emfermera practicante

  • Especialistas

  • Enfermeras registradas (RN)

  • Enfermeras prácticas con licencia (LPN)

  • Asistentes de enfermería certificados (CNA)

  • asistentes médicos

Establecer metas

Esta etapa de planificación generalmente incluye objetivos a corto plazo para el paciente, que se refieren a aquellos que puede lograr en horas o días, y objetivos a largo plazo que pueden llevar semanas o meses. Las enfermeras a menudo usan metas SMART durante la etapa de planificación para mantenerse motivadas y monitorear su progreso. Los objetivos SMART son:

  • Específico

  • Mensurable

  • Realizable

  • Importante

  • Limitados en el tiempo

Las enfermeras hablan con los pacientes para desarrollar los objetivos que conforman sus planes de atención. Hablan con los pacientes sobre sus dudas, preferencias y objetivos de atención personal y controlan cómo se sienten. Las enfermeras también pueden comunicarse con los seres queridos del paciente para ayudarlos a comprender el plan y responder las preguntas que tengan durante el proceso.

4. Implementación

A continuación, las enfermeras ponen en práctica el plan de atención de enfermería mediante la implementación de los objetivos SMART y las intervenciones médicas determinadas por el equipo de atención. Durante esta etapa, las enfermeras pueden brindar atención directa, que incluye métodos de tratamiento que realizan ellas mismas, o atención indirecta, como monitorear al paciente e informar las inquietudes a sus médicos supervisores. Las responsabilidades de las enfermeras durante esta etapa pueden variar según el plan de atención, pero los ejemplos de formas en que las enfermeras implementan la atención incluyen:

  • Comprobación y registro de signos vitales.

  • Comunicarse verbalmente con el paciente para determinar la eficiencia del enfoque de atención del equipo médico.

  • Administrar los medicamentos prescritos al paciente.

  • Realización de pruebas de diagnóstico.

  • Uso de equipos médicos para proporcionar tratamientos y asistencia con la movilidad.

Las enfermeras suelen ser responsables de realizar un seguimiento del progreso de sus planes de implementación, junto con los realizados por todo el equipo médico. Como primer punto de contacto para el paciente, sirven como enlace entre los médicos y sus pacientes para transmitir información importante. Las enfermeras también utilizan sus habilidades de pensamiento crítico y su conocimiento clínico para evaluar los procedimientos y garantizar que aborden las necesidades del paciente de manera adecuada y se alineen con los objetivos del equipo. Si tienen inquietudes, pueden abordarlas con el personal médico y el paciente para determinar si necesitan hacer algún cambio.

5. Evaluación

En la etapa de evaluación, el equipo de atención evalúa la efectividad de sus planes de tratamiento y técnicas de implementación. Las enfermeras también pueden realizar estas evaluaciones en numerosos puntos a lo largo del proceso ADPIE mientras monitorean el progreso y la condición del paciente. Al determinar si sus enfoques contribuyen al progreso positivo hacia las metas del paciente, pueden decidir mantenerlos o revisarlos para reflejar sus necesidades con mayor precisión. La evaluación que tiene lugar después de la finalización de la atención al paciente permite a los profesionales médicos mejorar su proceso de planificación en el futuro.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.