Inflamable vs. Combustible: ¿Cuáles son las diferencias?

Inflamable y combustible son dos términos muy similares que en realidad tienen diferentes significados técnicos. Comprender las diferencias entre estas propiedades puede ayudarlo a administrar los riesgos en su lugar de trabajo de manera segura y efectiva. En este artículo, brindamos definiciones de líquidos inflamables y combustibles, discutimos las diferencias entre los dos, revisamos las pautas generales de almacenamiento y brindamos consejos sobre el manejo seguro de materiales peligrosos en el lugar de trabajo.

¿Qué es inflamable?

Inflamable es la capacidad de algo para incendiarse fácilmente. Cuando trabaje para una empresa de fabricación o en una obra de construcción, probablemente escuchará el término inflamable cuando se refiera a líquidos, como productos químicos o pintura. Los líquidos inflamables necesitan alcanzar una cierta temperatura para incendiarse, por lo que es fundamental conocer cada líquido potencialmente inflamable con el que trabaja para mantenerse a salvo.

¿Qué es combustible?

Combustible también significa la capacidad de incendiarse. Los líquidos combustibles generalmente necesitan alcanzar temperaturas más altas que los líquidos inflamables para incendiarse. Al igual que los líquidos inflamables, es importante conocer los niveles de combustión de los diferentes líquidos para poder mantener un lugar de trabajo seguro.

Inflamable vs combustible

La diferencia entre líquidos inflamables y combustibles es la temperatura específica a la que se encienden. Si bien los términos se refieren a los líquidos, es el vapor que se acumula en la superficie del líquido el que se quema y no el líquido en sí. Aquí hay términos adicionales para ayudarlo a diferenciar entre inflamable y combustible:

Punto de inflamabilidad

La principal diferencia entre los líquidos inflamables y combustibles es el punto de inflamación, que se refiere a la temperatura más baja a la que los vapores generados por un líquido se convierten en un gas inflamable y pueden encenderse. Cuanto más bajo es el punto de inflamación, mayor es el riesgo que presenta un líquido. Los líquidos inflamables tienen un punto de inflamación más bajo que los líquidos combustibles.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) y la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA) proporcionan diferentes rangos de puntos de inflamación para líquidos inflamables y combustibles. Según OSHA, los líquidos inflamables tienen un punto de inflamación de 199,4 grados Fahrenheit, mientras que la NFPA define el punto de inflamación inflamable como 100 grados Fahrenheit. Eso significa que cualquier cosa más alta que cualquiera de estos puntos de inflamación hace un combustible líquido.

Punto de ebullición

El punto de ebullición es la temperatura a la cual la presión de vapor de un líquido es equivalente a la presión ambiental, lo que hace que el líquido se vaporice. Los líquidos con puntos de ebullición más bajos tienen una presión de vapor más alta, lo que los hace más fáciles de quemar. Los puntos de ebullición de los líquidos inflamables y combustibles varían según el líquido en sí.

rango explosivo

El rango explosivo se refiere al rango de concentración de un gas o vapor que se quema o explota cuando se introduce una fuente de ignición. El líquido y un comburente, como el oxígeno, necesitan alcanzar una determinada proporción para encenderse, que varía con cada líquido inflamable o combustible.

Dónde almacenar productos inflamables y combustibles

Almacene los materiales peligrosos de acuerdo con sus respectivas reglamentaciones y pautas, incluidos los códigos eléctricos y contra incendios de su edificio. Estas pautas brindan información sobre áreas seguras de almacenamiento, la cantidad específica de líquido permitida por contenedor de almacenamiento y la cantidad de contenedores autorizados en el área de almacenamiento. Cuando almacene materiales peligrosos, use recipientes de almacenamiento de seguridad aprobados que cumplan con los requisitos de construcción y diseño de OSHA y NFPA, ya que están construidos para contener estos líquidos de manera segura. Evite el uso de recipientes de plástico o vidrio para el almacenamiento a menos que los recipientes de metal afecten el líquido o el líquido pueda corroer el recipiente de metal.

Al elegir espacios de almacenamiento, elija áreas que sean:

  • Bien ventilado: con una ventilación adecuada, hay menos posibilidades de que se acumule vapor, lo que minimiza el riesgo de una atmósfera explosiva.

  • Temperatura controlada: Un ambiente fresco y seco es esencial para minimizar el riesgo de incendio o explosión.

  • Libre de fuentes de ignición: Retire las fuentes de ignición, como superficies calientes, llamas abiertas y equipos que produzcan chispas, o colóquelos a una distancia adecuada.

  • Accesible para los bomberos: en una emergencia, los primeros en responder deben poder acceder a la fuente de la emergencia.

Consejos de manejo seguro en el lugar de trabajo

Aquí hay algunos consejos generales de manejo seguro para tener en cuenta:

Siga las reglas de salud y seguridad

Siga siempre las normas de salud y seguridad que se aplican a su trabajo y use el equipo de protección personal adecuado requerido para cada material para evitar tocar o inhalar estos líquidos. Cada material peligroso debe tener una hoja de datos de seguridad (SDS) que proporcione información sobre los procedimientos de seguridad para esa sustancia específica. También incluyen detalles sobre las propiedades, clasificaciones y peligros para la salud y cómo tratarlos.

Implementar un plan de emergencia

Tener un plan de emergencia puede ayudar a mantener a las personas seguras y minimizar el riesgo de daños y lesiones. Consulte la hoja de seguridad de datos del material (MSDS) para cada material peligroso, ya que incluyen detalles específicos sobre los procedimientos de limpieza de derrames, el equipo de extinción de incendios aceptable y las instrucciones de primeros auxilios. Si no está seguro de qué protocolos y procedimientos incluir en su plan de emergencia, hay muchas fuentes a las que puede consultar o contactar, incluidos los departamentos de bomberos locales y el fabricante o proveedor de los materiales.

Proporcionar formación en seguridad

Brindar la capacitación de seguridad adecuada y usar equipo de protección personal cuando sea necesario lo protege a usted y a su equipo de daños innecesarios. La capacitación podría cubrir:

  • Procedimientos de respuesta a derrames

  • Procedimientos adecuados de uso y manipulación, incluidos el almacenamiento y la transferencia de materiales.

  • Sistemas de ventilación adecuados

  • Limitaciones y restricciones del área, incluidas las reglas de no fumar y llama abierta

  • Procedimientos de limpieza, incluido el mantenimiento del equipo.

  • Uso de extintores

  • Protocolos de emergencia, incluido un plan de evacuación.

Revisar consejos adicionales

Estos son algunos consejos adicionales a tener en cuenta:

  • Separe los materiales incompatibles**:** La contaminación cruzada puede provocar reacciones químicas, incluida la oxidación y la combustión espontánea. Asegúrese de que cada líquido tenga su propio recipiente designado y de no reutilizar el recipiente para un líquido diferente.

  • Etiquete los materiales con las advertencias adecuadas**:** Use etiquetas claramente marcadas para evitar cualquier mezcla accidental.

  • Mantenga los contenedores sellados**:** Mantenga los contenedores cerrados cuando no los esté usando para evitar derrames o escapes de vapores peligrosos.

  • No fume cerca de materiales peligrosos**:** Para evitar el contacto con una fuente de ignición, evite fumar cerca de estos materiales.

  • Minimizar la cantidad de líquido utilizado: Utilizar la menor cantidad de líquido necesario en el área de trabajo reduce los riesgos.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.