Guía definitiva: ¿Qué es la reestructuración empresarial?

Por el equipo editorial de Indeed

3 de junio de 2022

Es probable que una empresa en el negocio durante mucho tiempo enfrente tiempos de reestructuración para seguir siendo relevante y operativamente eficiente. La reestructuración puede resultar en un proceso operativo más eficiente o recursos asignados a iniciativas interesantes. Comprender los conceptos básicos de estas situaciones puede ayudarlo a prepararse para la reestructuración en su organización o industria. En este artículo, discutimos qué es la reestructuración, por qué las empresas se reestructuran y cómo funciona.

¿Qué es la reestructuración en las empresas?

La reestructuración es cuando una empresa reevalúa la estructura de sus operaciones y realiza cambios para mejorar su rentabilidad. Las empresas suelen reestructurar sus prensas operativas y activos financieros para reducir costos o mejorar el rendimiento. Pueden reestructurar sus activos financieros para obtener más efectivo líquido o fortalecer su presencia inversora. La reestructuración puede dar lugar a cambios en el personal, las jerarquías organizativas y la asignación de recursos. Es común reestructurarse cuando una empresa enfrenta dificultades financieras, pero también puede resultar de un cambio positivo.

¿Por qué se reestructuran las empresas?

Aquí hay algunas razones por las que una empresa puede reestructurarse:

Bancarrota

Una empresa puede declararse en quiebra para aliviar legalmente la tensión financiera de las deudas excesivas. Declararse en bancarrota puede darle a la empresa la capacidad de pausar o enmendar deudas que no pueden pagar y renegociar contratos no rentables. Para acceder a estos beneficios de la quiebra, la empresa elabora un plan de reestructuración para presentar a los acreedores y al tribunal para mostrar los pasos que pretenden tomar para mejorar su situación financiera y cumplir con sus obligaciones después de un período de indulto. Si la reestructuración tiene éxito, la empresa puede recuperar su posición financiera.

Reposicionamiento

Una empresa puede querer reposicionarse dentro de un mercado cambiante, lo que requiere reasignar recursos a un departamento diferente o cambiar el enfoque de su industria. Por ejemplo, si una empresa vende películas para fotografía, su industria ha cambiado en su rentabilidad, lo que requiere que la empresa se reestructure y se concentre en otros aspectos de su producción que puedan recuperar las ganancias perdidas. Pueden reestructurarse para convertirse en una empresa de tecnología, lo que requiere un nuevo desarrollo de equipos de investigación y desarrollo y la asignación de recursos a la industria de la tecnología.

Fusiones y adquisiciones

A veces, las corporaciones compran otras empresas para obtener activos adicionales, acaparar mercados o mejorar sus cadenas de suministro. Las fusiones y adquisiciones pueden cambiar la estructura de ambas empresas, ya que a veces significa que los departamentos son redundantes o que cambia la jerarquía de informes. La reestructuración en estas situaciones puede ser necesaria para incorporar completamente las operaciones de las dos empresas. También puede ayudar a mejorar la eficiencia de ambas operaciones para incorporar los activos y recursos del nuevo departamento.

Crecimiento

A veces, cuando las empresas crecen exponencialmente en un período corto de tiempo, pueden someterse a una reestructuración para dar cuenta de sus nuevos recursos, demandas de su producto y necesidades de personal. Las pequeñas empresas pueden tener una jerarquía de gestión que funcione para unos pocos empleados, pero es un desafío escalar a un tamaño mayor cuando una empresa necesita contratar más empleados e incorporar más tecnología. En estas situaciones, la reestructuración puede incluir la contratación de más empleados, la reevaluación de las capacidades de su tecnología y el traslado de ubicaciones. Hacer cambios para acomodar nuevos recursos puede ayudar a una empresa a seguir creciendo.

¿Cómo funciona la reestructuración después de la quiebra?

Si una empresa se está reestructurando debido a la quiebra, es posible que tenga pasos adicionales para presentar documentos, negociar nuevos contratos y reorganizar su deuda. Estos son los pasos para negociar una reestructuración después de declararse en bancarrota:

1. Aprobación del plano

Después de que una empresa se declara en bancarrota en los tribunales, tiene un breve período de tiempo para diseñar un plan de reestructuración que asegure que pueda cumplir con todas las obligaciones financieras en el futuro. Si no pueden hacerlo en el plazo establecido, sus acreedores pueden presentar un plan de reestructuración alternativo. Una vez que el tribunal selecciona un plan, nombra un fideicomisario para supervisar su ejecución. Luego, la compañía informa los balances, los informes regulares de ganancias y rentabilidad y el cumplimiento del plan durante todo el proceso.

2. Gestión de la deuda

Además de su plan de reestructuración operativa, la organización también puede establecer un plan de gestión de la deuda en sus declaraciones de quiebra. Algunos programas de manejo de deuda disponibles bajo la bancarrota son:

  • Financiamiento de deudor en posesión (DIB): DIB es cuando un deudor paga sus deudas utilizando fondos a los que antes no podía acceder.

  • Venta de activos: una empresa puede vender sus activos con menos restricciones para los compradores, lo que hace que sus ventas sean más deseables.

  • Anulación de contratos: después de declararse en quiebra, una empresa puede renegociar o rescindir contratos con términos que la empresa no puede cumplir.

  • Financiamiento de salida especial: el financiamiento de salida permite a una empresa reestructurar sus deudas, brindándoles más flexibilidad con una responsabilidad baja.

3. Liquidación

Si una empresa no puede recuperar su estabilidad financiera, ejecutar los pasos de su plan o no informar su situación financiera al tribunal, el tribunal puede desestimar su caso, eliminando el sistema de apoyo que puede proporcionar la declaración de quiebra. Este paso desencadena la liquidación de los bienes del deudor, aunque ya no es responsable de sus deudas. El síndico designado por el tribunal se hace cargo de la propiedad del deudor para manejar la liquidación y asignación a los distintos acreedores de la empresa.

¿Cómo funciona la reestructuración en otros casos?

Si su empresa se está reestructurando para evitar la quiebra o para adaptarse al crecimiento o un cambio en la industria, los pasos de la reestructuración pueden ser diferentes:

1. Examine su estrategia comercial

Cuando haya decidido reestructurarse, puede volver a examinar su estrategia comercial para determinar hacia dónde se dirige la empresa y qué problema dentro de la empresa espera resolver. Considere qué operaciones han tenido éxito y qué mejoras puede hacer. Considere qué problema creó inicialmente la empresa para resolver y si ese problema aún existe. También puede considerar cómo integra la tecnología en sus operaciones y estrategia comercial para ver si hay una manera de aumentar su eficiencia al reenfocar las herramientas que usa.

2. Identificar fortalezas y debilidades

Una vez que esté seguro de la estrategia detrás de su reestructuración, puede evaluar el proceso actual en su empresa. Considere las iniciativas que ha ejecutado que tuvieron éxito y cómo puede duplicar ese éxito en otras áreas. También puede aprender mucho de sus debilidades, ya que el objetivo de restringir es fortalecer las áreas de su negocio que se han quedado atrás. Busque departamentos que no estén devolviendo la inversión de la empresa en ellos. También puede buscar redundancias entre departamentos o partes de su operación que ya no reflejan las necesidades de su mercado.

Al identificar sus fortalezas y debilidades, puede realizar revisiones de desempeño y pruebas de calidad para comprender los activos que tiene y cómo los utilizan sus departamentos.

3. Opciones de investigación

Al diseñar la reestructuración de su empresa, puede inspirarse en otras empresas de su sector. Algunas opciones pueden incluir revisar su organización de personal o cambiar la estructura de su estrategia. También puede buscar empresas fuera de su industria que hayan completado una reestructuración a través de fusiones, adquisiciones o reposicionamiento. Puede encontrar lo que hicieron otras empresas y cómo se reposicionaron en el mercado para ayudar a informar sus planes de reestructuración.

4. Establece un cronograma

Una vez que sepa la acción que desea realizar, puede crear una línea de tiempo para establecer fechas y horas en las que desea ejecutar las diferentes fases de su reestructuración. Considere qué cambios son las prioridades más inmediatas y cómo estos cambios pueden afectarse entre sí. Traza qué acciones dependen unas de otras para formular un cronograma de tareas que tu empresa puede llevar a cabo en un marco de tiempo razonable. Establecer este cronograma puede ayudarlo a presentar sus ideas a otros con más credibilidad. También puede indicar cuánto tiempo antes de que su empresa comience a ver los resultados de la reestructuración.

5. Pon tu plan en acción

Una vez que establezca el cronograma y las tareas involucradas con su plan de reestructuración, puede poner su plan en acción comunicando las fases del plan a la gerencia. Informar a los miembros de su empresa que están pasando por una reestructuración puede ayudarlos a prepararse para algunos cambios que pueden ocurrir en sus departamentos. También puede ayudar a todos a adaptarse más fácilmente a los cambios operativos o las revisiones de desempeño. Puede revelar el propósito general del plan y los aspectos de la reestructuración que afectan a cada departamento para que cada equipo esté al tanto de la nueva dirección.

6. Haz los ajustes necesarios

A medida que reestructura su empresa, puede encontrarse con obstáculos o encontrar nuevas formas de superar los obstáculos que se adapten mejor a la situación financiera de su empresa. Los factores del mercado externo también pueden afectar sus planes de reestructuración. La reestructuración es un proceso cuyo objetivo final es mejorar su negocio y aumentar su rentabilidad. Puede reevaluar su plan según sea necesario, incorporar nuevas ideas y resolver problemas según sea necesario. También puede recibir comentarios de gerentes y ejecutivos y hacer proyecciones sobre las próximas fases de reestructuración para asegurarse de que está sirviendo a los mejores intereses de la empresa.

Descargo de responsabilidad: este artículo es solo para fines informativos y no pretende constituir un asesoramiento legal; debe consultar con un abogado por cualquier problema legal que pueda estar experimentando.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.