Framework vs. Metodología: Diferencias y Cómo Elegir

Los gerentes de proyecto a menudo pueden implementar marcos y metodologías de gestión de proyectos para iniciar y completar proyectos. Aunque los marcos y las metodologías son similares, existen varias diferencias clave entre estos dos enfoques. Aprender a distinguir los dos y aprovechar los aspectos clave de ambos puede ser una forma eficaz de planificar, ejecutar y completar proyectos con éxito. En este artículo, exploramos cuáles son las diferencias entre los marcos y las metodologías de gestión de proyectos y cómo elegir un marco frente a una metodología con algunos ejemplos de cada uno.

¿Qué es un marco de gestión de proyectos?

Un marco de gestión de proyectos es la combinación de procesos, tareas y herramientas que utiliza un director de proyecto para completar un proyecto. Esto incluye todos los aspectos de un proyecto, incluido el desarrollo, la iniciación, la delegación de roles y trabajo y los métodos de evaluación del desempeño. El marco es la estructura en la que el director del proyecto organiza estos componentes y cómo cada uno puede contribuir a los objetivos del proyecto.

¿Qué es una metodología de gestión de proyectos?

Una metodología de gestión de proyectos abarca los pasos que toma un gerente de proyecto para lograr una meta. La metodología que usan los gerentes de proyectos generalmente se alinea con su misión, valores y lógica para respaldar las acciones que los equipos deben tomar para completar los proyectos con éxito. La metodología es la forma sistemática en que un director de proyectos planifica alcanzar un objetivo. En lugar de proporcionar una estructura sobre la que construir, la metodología detalla los pasos que debe seguir.

Marco versus metodología

La diferencia fundamental entre un marco de gestión de proyectos y una metodología es que una metodología a menudo contiene pasos específicos para completar un proyecto, mientras que un marco proporciona una guía amplia sobre herramientas y recursos o sugiere procesos de flujo de trabajo. Considere varias diferencias más entre marcos y metodologías en la gestión de proyectos:

Resultados y riesgos

Dos diferencias clave entre estos conceptos de gestión de proyectos son los resultados y los riesgos que abarcan los marcos y las metodologías. Las metodologías de gestión de proyectos a menudo producen resultados más consistentes debido a la estructura rígida. Esto facilita la identificación de tendencias en los resultados de proyectos similares. Por ejemplo, si está utilizando una metodología para crear documentación de nuevas contrataciones, podría considerar la misma utilizada para crear documentación de revisión de desempeño.

Por el contrario, un marco puede tener un mayor nivel de riesgo y menos certeza con el resultado. Por ejemplo, si ajusta los marcos de tiempo entre tareas dentro de un marco, podría afectar la productividad o el compromiso de los empleados. Los gerentes de proyecto pueden aprender a usar los marcos de manera efectiva con el tiempo, mientras que los gerentes de proyecto menos experimentados pueden seguir las metodologías más fácilmente.

Enfoques creativos

Dado que los marcos tienen una estructura más flexible, permiten más creatividad que una metodología. Hay más flexibilidad para ajustar acciones y usar herramientas basadas en las fortalezas de su equipo. Por el contrario, algunas metodologías pueden limitar la creatividad y apoyar el éxito al seguir cada paso con precisión. Debido a esto, las metodologías también pueden requerir más planificación para prepararse para cada paso de su proceso. A diferencia de un marco, una metodología también puede requerir actualizaciones frecuentes de los planes del proyecto y discusiones periódicas para verificar el estado de entrega.

Seguimiento de métricas

Las metodologías a menudo proporcionan criterios específicos para el seguimiento de métricas, mientras que puede implementar una variedad de métricas en un marco, según los objetivos de su organización. Esto puede incluir tiempos de respuesta, recursos necesarios y métricas de rendimiento. Un marco puede ser flexible en el sentido de que puede ajustar las fechas a lo largo del camino y agregar diferentes personas de diferentes departamentos para ayudar. Al finalizar el proyecto, tiene más información sobre quién realizó sus tareas según el cronograma y el presupuesto si asigna los recursos según la metodología prescrita.

Cómo elegir un marco frente a una metodología

Dependiendo de las necesidades de su proyecto, puede considerar una metodología detallada y guiada o un marco más flexible. Por lo general, las pequeñas empresas y los proyectos de menor importancia pueden usar marcos, ya que existe una mayor oportunidad para que los equipos aprendan y se adapten a los parámetros del proyecto. Para proyectos grandes a nivel organizacional, puede ser más efectivo usar una metodología. En la mayoría de los casos, puede usar alguna combinación de ambos para aplicar las filosofías de una metodología con la gestión diaria de tareas y proyectos a través de un marco. Aquí hay algunos pasos que puede seguir para elegir entre un marco o una metodología:

1. Define tu proyecto

Determina cuál es tu proyecto y qué objetivos quieres alcanzar. Considere cosas como el tamaño, la línea de tiempo y la adaptabilidad del proyecto a los cambios y riesgos que pueden encontrar los equipos. Planifique y defina los roles del equipo y determine la cantidad de personal que necesita el proyecto para lograr una finalización exitosa. Además, colabore con su equipo para analizar los parámetros de riesgo y las estrategias de mitigación en caso de que surjan desafíos durante la ejecución del proyecto.

2. Identificar los recursos necesarios

Colabore con los equipos para determinar qué recursos son necesarios para completar el tipo de proyecto que está iniciando. Por ejemplo, los proyectos que pueden beneficiarse de los marcos pueden incluir proyectos más creativos donde los roles y los recursos pueden cambiar a lo largo de la finalización del proyecto. Del mismo modo, algunos proyectos pueden requerir más estructura con una metodología para que los miembros nuevos del equipo hayan establecido procesos y recursos para seguir y aplicar al asumir tareas específicas del proyecto.

3. Evalúa tu entorno

Al iniciar un proyecto, es importante que se familiarice con el entorno o la cultura de trabajo en el que esperará alcanzar una meta. Considere si la organización es altamente colaborativa o tiene más trabajadores independientes. Debido a que tanto los marcos como las metodologías requieren una variedad de personas para lograr el éxito, saber cómo trabajan mejor las personas puede ayudarlo a decidir qué necesita. A medida que aprende más sobre los talentos y habilidades únicos de su equipo, puede delegar roles de acuerdo con estos rasgos para lograr el mayor éxito.

4. Decide tu enfoque

Después de evaluar todos los aspectos de un proyecto, puede determinar mejor qué concepto de gestión de proyectos implementar. Muchas empresas pueden aplicar una combinación de marcos y metodologías para lograr los resultados de proyectos más exitosos. Por ejemplo, el método de cascada proporciona pasos específicos para lograr un objetivo, pero cuando se usa como marco, es posible que solo considere las fases o los pasos que necesita su proyecto. De manera similar, puede adoptar un marco específico porque tiene un entorno colaborativo con un bajo riesgo de desafíos de alcance, lo que resulta en una mayor oportunidad para enfoques de proyectos creativos.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.