Consultor inmobiliario vs. Agente: similitudes y diferencias

Por el equipo editorial de Indeed

8 de abril de 2021

Tanto los asesores inmobiliarios como los agentes inmobiliarios tienen un papel importante cuando las personas quieren comprar o vender una propiedad. Aunque sus deberes a veces pueden superponerse, se trata de dos profesiones distintas. La principal diferencia está en su enfoque y requisitos educativos. En este artículo, explicamos las diferencias entre los asesores inmobiliarios y los agentes y cómo puede iniciarse en cada una de estas carreras.

¿Qué es un asesor inmobiliario?

Un consultor inmobiliario es un profesional que brinda asesoramiento financiero y de inversión a clientes que desean comprar, vender o invertir en una propiedad. Se centran en ayudar a sus clientes a navegar por el mercado inmobiliario y de la vivienda y proporcionar información sobre las tendencias actuales.

Los consultores inmobiliarios inician una relación con sus clientes al reunirse primero con ellos para discutir los objetivos. Por ejemplo, un promotor inmobiliario puede querer saber si es una buena decisión construir una plaza en un área determinada. Luego de conocer los objetivos del cliente, el consultor inmobiliario inicia el proceso de investigación. Su investigación puede implicar visitar sitios, reunirse con profesionales inmobiliarios locales y recopilar datos que brinden orientación sobre las tendencias regionales en el desarrollo inmobiliario.

Los asesores inmobiliarios trabajan con una variedad de clientes, incluidos bancos, empresas constructoras, propietarios de empresas y cooperativas de crédito. Los asesores inmobiliarios pueden trabajar de forma independiente o para una firma que ya brinde estos servicios. Los consultores no pueden reemplazar a los agentes inmobiliarios en el proceso de compra o venta, pero pueden ayudar a sus clientes a tomar una decisión informada antes de comprar o invertir en una propiedad.

¿Qué es un agente inmobiliario?

Un agente de bienes raíces es una persona que organiza la compra, venta o arrendamiento de casas, oficinas o edificios comerciales para sus clientes. Pueden tener clientes a ambos lados de una transacción, y su rol y título variarán dependiendo de si representan al vendedor o al comprador. Por ejemplo:

  • Agente de listado: cuando un agente representa al vendedor o propietario, se le conoce como el agente de listado. En esta función, el agente ayuda a un vendedor a enumerar una casa o propiedad para la venta. Luego anuncian la propiedad en los listados locales y comercializan la propiedad. Cuando un comprador muestra interés, el agente informa al vendedor, revisa cualquier oferta con él y finaliza el acuerdo en nombre de su cliente.

  • Agente del comprador: Cuando representa a un potencial comprador o arrendatario, se le conoce como agente del comprador. En este papel, el agente ayuda a los clientes que quieren comprar una casa o un edificio comercial. Investigan las propiedades que coinciden con los criterios de sus clientes y les muestran estas propiedades a los clientes. También ayudan en la negociación hasta que ambas partes acuerden un contrato.

Los agentes deben demostrar su conocimiento del mercado, habilidades laborales y habilidades cuando se reúnen con compradores y vendedores. Por lo general, trabajan en una oficina con otros agentes o corredores, lo que ofrece la oportunidad de analizar nuevos listados y propiedades disponibles en el mercado. Muchos agentes de bienes raíces exitosos tienen un asistente de oficina para ayudar con las tareas administrativas para que el agente pueda concentrarse en actividades generadoras de ingresos.

Consultor inmobiliario vs. agente

Aquí hay algunas diferencias clave entre los consultores y agentes inmobiliarios:

Requisitos

Para convertirte en un asesor inmobiliario, sigues estos pasos:

  1. Complete un curso acreditado: tome clases de bienes raíces y sea selectivo al elegir un programa. La calidad de los instructores y los materiales de capacitación tienen una influencia directa en qué tan bien preparado está para el examen. Asegúrese de verificar los requisitos específicos de su estado.

  2. Aprobar un examen de licencia: la mayoría de los asesores de bienes raíces optan por obtener una licencia de bienes raíces, tal como lo haría un agente de bienes raíces. Para hacer esto, debe aprobar el examen de licencia de su estado y cumplir con cualquier otro requisito. El examen de licencia le brinda la oportunidad de demostrar su conocimiento de las leyes generales de bienes raíces y los principios específicos del estado.

  3. Obtenga la certificación: finalmente, puede obtener la certificación a través de la Asociación Internacional de Consultores de Bienes Raíces para mostrar sus habilidades como consultor de bienes raíces. La organización también educa a los consultores sobre cómo comercializar sus servicios a los clientes. También puede obtener una designación de Consejero de Bienes Raíces al ser invitado y aceptado como miembro de Los Consejeros de Bienes Raíces.

  4. Obtenga experiencia: los consultores más exitosos trabajan en una firma de consultoría durante dos o tres años antes de abrir su propio negocio. Esto le permite obtener una valiosa experiencia y conocimientos de consultores inmobiliarios establecidos.

Puedes convertirte en agente inmobiliario siguiendo estos pasos:

  1. Investigue los requisitos de su estado: debe cumplir con los requisitos únicos de su estado con respecto a la edad, la elegibilidad para el examen, el proceso de solicitud y cualquier tarifa. El mejor lugar para comenzar su investigación es visitar el sitio web de la Comisión de Bienes Raíces o la Junta de Bienes Raíces de su estado.

  2. Tome un curso de pre-licencia: Este es un requisito en todos los estados. Puede tomar cursos en línea o asistir a clases en una escuela de licencias de bienes raíces acreditada. El costo del curso es de alrededor de $350.

  3. Tomar y aprobar el examen de licencia: El examen de licencia de bienes raíces está computarizado y consta de dos partes. El primero se enfoca en las leyes y principios generales de bienes raíces. La segunda es una sección específica del estado que cubre las leyes inmobiliarias únicas de su estado. Necesita aprobar ambos exámenes para obtener su licencia. El instructor de su curso de prelicencia puede explicarle cómo registrarse y practicar para el examen.

  4. Active su licencia de agente de bienes raíces: después de aprobar el examen, envíe su solicitud, tarifas y cualquier otro documento vital al departamento correspondiente de su estado. También puede decidir adquirir varias certificaciones de bienes raíces específicas para propiedades residenciales, tasaciones, administración de propiedades o propiedades comerciales. Esto puede mejorar su comerciabilidad como profesional y aumentar su potencial de ingresos. La educación continua también mejora la competencia y el conocimiento de un agente.

Responsabilidades

Las principales responsabilidades de un consultor inmobiliario incluyen:

  • Búsqueda de clientes a través de publicidad, presentaciones comerciales y llamadas en frío

  • Mantener una extensa base de datos de todas las propiedades en venta

  • Negociación con agentes inmobiliarios en nombre de sus clientes

  • Ayudar a los clientes a identificar oportunidades únicas en el mercado inmobiliario.

  • Inspección de propiedades con clientes.

  • Proporcionar análisis de mercado, estudios de inversión y otros recursos informativos.

Las principales responsabilidades de un agente de bienes raíces incluyen las siguientes:

  • Tomar fotografías digitales de las propiedades que sus clientes están publicando para la venta o el arrendamiento.

  • Mostrar propiedades seleccionadas a compradores potenciales

  • Listado de propiedades de clientes en venta en varios sitios web y bases de datos

  • Planificación de exhibiciones de propiedades para compradores

  • Reunión y seguimiento con compradores y vendedores potenciales

  • Responder a correos electrónicos y llamadas entrantes

  • Presentar y archivar la documentación con las agencias estatales correspondientes

  • Actualización de sitios web y perfiles de redes sociales.

  • Creación de material promocional como volantes y boletines

Objetivo principal

Un agente inmobiliario tiene como objetivo principal ayudar a su cliente a comprar o vender una propiedad. Sin embargo, el objetivo de un consultor puede variar según las necesidades del cliente y la situación específica. Por ejemplo, un cliente puede contratar a un asesor inmobiliario para obtener una opinión honesta e imparcial sobre si debe o no invertir en una propiedad.

Role

A diferencia de un agente de bienes raíces, un consultor es totalmente opcional. Un cliente necesita los servicios de un agente inmobiliario en la compra o venta de una propiedad. Un consultor no está involucrado en ninguna transacción y solo está allí para asesorar o proporcionar investigación y análisis. Un asesor inmobiliario a menudo puede proporcionar a su cliente información que el agente no puede. Por ejemplo, pueden decirle al cliente las motivaciones del propietario para vender o arrendar una propiedad.

Relacionada: Habilidades de comunicación: definición y ejemplos

Habilidades

Ciertas habilidades son especialmente valiosas para aquellos que quieren ser consultores inmobiliarios. Por ejemplo:

  • Habilidades analíticas: los consultores inmobiliarios deben poseer sólidas habilidades analíticas para ayudarlos a evaluar de manera efectiva las propiedades e inversiones para sus clientes, realizar y divulgar investigaciones y recopilar datos para ayudar al cliente a aprender más sobre las tendencias actuales en el espacio inmobiliario.

  • Atención a los detalles: los consultores deben tener buen ojo para los detalles para poder comprender incluso los pequeños detalles de un acuerdo.

  • Escucha activa: El objetivo principal de un consultor es ayudar al cliente a alcanzar sus metas personales. Por lo tanto, necesitan habilidades de escucha activa para comprender el objetivo y las necesidades del cliente antes de dar un consejo.

  • Habilidades de comunicación: un consultor inmobiliario puede trabajar con múltiples agentes o clientes. Necesitan poseer excelentes habilidades de comunicación para que puedan explicar de manera efectiva su propuesta y tarifas a los clientes.

Dos de las habilidades más importantes para los agentes de bienes raíces tienen que ver con sus habilidades de comunicación:

  • Habilidades sociales: las habilidades sociales son valiosas cuando un agente tiene que generar clientes potenciales a través de la creación de redes con amigos, familiares y socios comerciales. Las buenas habilidades sociales también pueden animar a los clientes a recomendarle a sus amigos y familiares en el futuro.

  • Habilidades de negociación: un agente inmobiliario debe tener grandes habilidades de negociación para poder hacer ofertas de compra de una propiedad y convencer a un cliente para que la compre o la arriende. La habilidad del agente en esta área puede hacer una gran diferencia en qué tan bueno es el trato que obtiene su cliente.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.