Cómo usar el aprendizaje autodirigido en clase (más beneficios)

Por el equipo editorial de Indeed

1 de julio de 2021

Muchos educadores buscan nuevos métodos que permitan a sus alumnos incorporar un aprendizaje más independiente. El aprendizaje autodirigido es una estrategia que pueden usar tanto los estudiantes como los adultos, donde el alumno toma el control del proceso de aprendizaje y se enseña a sí mismo el contenido que le atrae. Si está interesado en permitir que sus estudiantes se apropien más de su aprendizaje, puede considerar usar este método. En este artículo, discutimos qué es el aprendizaje autodirigido, cómo usarlo en el aula y los beneficios de usar esta estrategia de aprendizaje.

¿Qué es el aprendizaje autodirigido?

El aprendizaje autodirigido es una forma de aprendizaje centrado en el estudiante que se enfoca en permitir que los estudiantes decidan el contenido de su aprendizaje y cómo quieren aprender la información. Con esta estrategia de instrucción, los estudiantes toman la iniciativa para identificar cómo aprenden de manera más efectiva, formulan sus propias metas de aprendizaje, encuentran recursos para ayudarlos con su aprendizaje y evalúan y reflexionan sobre las estrategias que usaron para completar sus metas. Su papel como docente es motivar y facilitar el proceso de aprendizaje asegurándose de que sus alumnos tengan los recursos adecuados para investigar y trabajar en sus tareas y asesorarlos cuando sea necesario.

Si bien puede usar este método de aprendizaje en una unidad extendida, también puede optar por incorporarlo en lecciones más pequeñas que duran solo uno o dos días. Si decide comenzar a utilizar esta estrategia de aprendizaje en su salón de clases, podría ser beneficioso dar primero a los estudiantes una lección más pequeña para que la completen por su cuenta. Esto puede darles la oportunidad de acostumbrarse a hacerlo con éxito antes de comenzar un proyecto más grande por sí mismos.

Cómo utilizar el aprendizaje autodirigido en clase

Considere seguir estos siete pasos para implementar el aprendizaje autodirigido en su salón de clases:

1. Evaluar la preparación de los estudiantes para aprender

Antes de usar el aprendizaje autodirigido con sus alumnos, evalúe si están listos para aprender de forma independiente. Puede analizar sus habilidades actuales utilizando una autoevaluación para estudiantes que mide su preparación para el aprendizaje autodirigido. Trate de encontrar una evaluación que evalúe sus experiencias con el aprendizaje independiente y mida sus hábitos de trabajo y la red de apoyo en el hogar y la escuela.

Hay algunas cualidades que los estudiantes pueden mostrar que prueban su preparación para el aprendizaje autodirigido:

  • Comunicación efectiva

  • Organización

  • Autodisciplina

  • Automotivación

  • Autorreflexión

2. Discutir los roles de educador y alumno

Al participar en el aprendizaje autodirigido, los roles son significativamente diferentes pero esenciales tanto para el educador como para el estudiante. Es útil revisar los roles y responsabilidades de ambas partes antes de comenzar una tarea o proyecto de aprendizaje autodirigido.

Aquí hay una lista de las responsabilidades del educador con este método de aprendizaje:

  • Facilitar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes: asegúrese de que los estudiantes tengan los materiales que necesitan para completar su trabajo y estén plenamente conscientes de las instrucciones y expectativas.

  • Estar disponible para conferencias durante el proceso de aprendizaje: los estudiantes pueden tener preguntas adicionales a medida que completan su investigación o trabajo estudiantil. Trate de ponerse a disposición de ellos para que pueda aclarar lo que sea necesario.

  • Servir como consultor en lugar de director: en la instrucción directa, los maestros son responsables de qué y cómo aprende un estudiante, pero con el aprendizaje autodirigido, puede ser una voz pasiva para ayudar cuando se le solicite. Esto les da a los estudiantes la oportunidad de ser más independientes y menos dependientes de los demás.

Los estudiantes también tienen responsabilidades de monitorear mientras se embarcan en su aprendizaje independiente:

  • Definición de sus propios objetivos de aprendizaje: antes de comenzar sus tareas o proyectos independientes, deben definir sus propios objetivos. Es importante que tengan un objetivo que completar al final del proyecto para ayudarlos a establecer metas más pequeñas y hacer un seguimiento de su progreso a lo largo del camino.

  • Supervisión de su propio progreso: a medida que avanza el aprendizaje, es beneficioso para los estudiantes controlar si van a cumplir su objetivo a tiempo. Si ven que están atrasados, es posible que necesiten consultar con usted y discutir formas en que pueden completar su trabajo antes de la fecha límite.

  • Asumir la responsabilidad de todas las etapas del proceso de aprendizaje: es fundamental que los alumnos estén motivados. Cuando tienen ambiciones, es más probable que hagan la investigación necesaria y completen su trabajo de forma independiente para demostrarle que han alcanzado su objetivo.

3. Modela el comportamiento

Antes de que comiencen, puede resultarle útil modelar el comportamiento que espera de sus alumnos mientras aprenden de forma independiente. Comience por encontrar una lección que pueda repasar con ellos. Por ejemplo, si está aprendiendo sobre la vida marina, acuerde un tema de enfoque como clase, como la vida útil de una raya. Debido a que van a aprender en función de sus propias preferencias, muéstreles varios medios que pueden usar para aprender sobre su tema. Pueden usar la tecnología para hacer investigaciones en línea, mirar publicaciones en el centro de medios o usar sus libros de texto.

Una vez que hayan terminado de investigar juntos, ofrézcales múltiples formas de mostrar su aprendizaje en forma de tarea o proyecto. Pueden optar por escribir un resumen en papel, crear un guión y explicar la vida de una raya escribiendo una entrevista, escribir una publicación de blog o crear un blog de video con la información que aprendieron. Puede proporcionar a los estudiantes una lista de opciones para que puedan mostrar una comprensión de su aprendizaje. Cuando haya terminado de modelar, pregunte a los estudiantes si tienen preguntas para que pueda aclarar las expectativas antes de que comiencen.

4. Elige un tema

Ayude a sus alumnos a elegir un tema en el que centrarse para su aprendizaje autodirigido. Si enseñas a leer, su tema puede ser elegir un aspecto de una novela de ficción histórica que hayas estado leyendo, como la ropa de ese período de tiempo, la ubicación geográfica de la trama o información de fondo sobre el autor. Una vez que haya dado a sus alumnos un tema general para su aprendizaje, pueden ser más específicos y decidir exactamente qué les interesa lo suficiente como para aprender más al respecto y crear su tarea o proyecto basado en ese tema.

5. Discutir los objetivos

Una vez que haya discutido un tema con ellos, tómese el tiempo para elaborar sus expectativas a lo largo del proceso de aprendizaje. Pueden trabajar juntos para crear contratos de aprendizaje, que son acuerdos entre usted y cada estudiante que incluyen sus objetivos precisos, cómo planean alcanzarlos y una fecha definida en la que van a completar el trabajo. Esto crea una comunicación abierta entre el maestro y el alumno. El uso de contratos de aprendizaje puede ayudar al éxito de un estudiante porque ha establecido un compromiso entre usted y ellos mismos.

Un contrato de aprendizaje suele incluir algunos elementos específicos:

  • Detalles: el contrato generalmente contiene detalles específicos sobre los recursos que pretenden usar mientras investigan, como sitios web académicos, publicaciones de blogs, podcasts o libros de biblioteca.

  • Línea de tiempo: un contrato de aprendizaje también tiene un lugar para que el estudiante escriba una línea de tiempo de eventos bien planificada para que ambos puedan usarla para mantenerlos responsables de su progreso.

  • Rúbrica: una rúbrica proporciona una explicación de cómo los evaluará y los calificará por su trabajo.

6. Supervisar su progreso

Una vez que comiencen sus tareas o proyectos, es posible que tanto usted como los estudiantes deseen monitorear su progreso. Pueden volver a su contrato de aprendizaje tantas veces como sea necesario para asegurarse de que se mantengan al día con el cronograma de finalización del trabajo. Si nota que alguien no está completando su trabajo a tiempo, puede considerar separarlo y ofrecerle orientación adicional para ver cómo puede ayudarlo a avanzar. Algunos estudiantes son más autosuficientes que otros y usted puede intervenir cuando vea que necesitan ayuda con un aspecto de su aprendizaje.

7. Promover la autoevaluación

Después de que los estudiantes hayan completado su trabajo, es útil para proyectos futuros si saben cómo evaluar su propio trabajo. Considere crear una rúbrica para que la usen los estudiantes para que puedan medir su propio éxito en el trabajo que hicieron. También puede usar la misma rúbrica para calificar su trabajo. Una vez que haya terminado, déles su propia rúbrica completa para que puedan compararla con la de ellos y ver las similitudes y diferencias. Esto también puede ayudarlos a comprender mejor lo que hicieron bien y cómo pueden mejorar.

También puede permitirles evaluar el trabajo de los demás mediante las críticas de sus compañeros. Muchos estudiantes toman muy en serio el trabajo de calificar y brindan comentarios extensos cuando califican el trabajo de un compañero. Con la práctica, los estudiantes aprenden a reflexionar sobre su propio trabajo y pueden determinar más fácilmente las formas en que pueden mejorar la próxima vez que utilicen el aprendizaje autodirigido en el aula.

Beneficios del aprendizaje autodirigido

Aquí hay algunos beneficios de implementar el aprendizaje autodirigido con sus estudiantes:

  • Flexibilidad: los alumnos tienen más flexibilidad para decidir sobre qué les gustaría aprender y cómo lo aprenden.

  • Propiedad: Los estudiantes tienen una mayor oportunidad de apropiarse de su aprendizaje porque son responsables del tema sobre el que eligen aprender. Tener la propiedad de sus proyectos también puede crear más motivación para tener éxito.

  • Empoderamiento: debido a que tienen independencia académica para aprender de maneras que se adaptan a su estilo de aprendizaje, muchos estudiantes se sienten capacitados para aprovechar la independencia y trabajar arduamente para lograr sus objetivos.

  • Estrategias para establecer metas: Los maestros y los estudiantes trabajan juntos para crear metas para su aprendizaje autodirigido. Estas estrategias son útiles porque los estudiantes también pueden usarlas en otras áreas de sus vidas.

  • Autoconciencia: al usar este tipo de método de aprendizaje, muchos estudiantes se vuelven conscientes de los hábitos de estudio positivos que pueden incorporar en sus vidas académicas. También obtienen una mejor comprensión de sus fortalezas y áreas en las que pueden mejorar con respecto al aprendizaje académico.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.