Cómo gestionar eficazmente su equipo

Por el equipo editorial de Indeed

Actualizado el 9 de marzo de 2021 | Publicado el 4 de febrero de 2020

Actualizado el 9 de marzo de 2021

Publicado el 4 de febrero de 2020

Cuando surge el término “gestión” en una conversación, puede evocar sentimientos de miedo y amargura, o felicidad y motivación, según las experiencias de la persona que escucha el término. Si usted es el gerente que provoca estos sentimientos en sus empleados, puede preguntarse con qué extremo del espectro preferiría estar asociado. Un buen gerente evoca un conjunto de emociones positivas con más fuerza que las negativas al utilizar la experiencia y las habilidades que ha obtenido a través del trabajo duro y la observación aguda. En este artículo, ayudaremos a explicar qué separa a un buen gerente de uno menos efectivo y brindaremos consejos para la mejora continua en el área de gestión de equipos.

¿Qué es la gestión de equipos?

La gestión de equipos abarca una amplia gama de tareas y actividades llevadas a cabo por una unidad de equipo cohesivo dirigida por un gerente de equipo bien informado y emocionalmente inteligente. La gestión eficaz reúne a un equipo para llevar a cabo las tareas diarias necesarias para que la empresa siga funcionando de manera rentable y asigna tareas especiales a aquellos cuyas habilidades coinciden con lo que exige el proyecto. La gestión de equipos implica la capacidad de delegar de manera justa, disciplinar equitativamente y comunicarse de manera efectiva.

Cómo gestionar tu equipo

Dirigir un equipo es mucho más que simplemente decirle a la gente qué hacer. Si bien la delegación es una parte necesaria de la gestión, encontrará que también hay muchas capas de comunicación, respeto mutuo y la capacidad de mantener un delicado equilibrio entre las necesidades de la empresa y la variedad de habilidades que ofrece su equipo. Algunos factores importantes que intervienen en la gestión de equipos son los siguientes:

1. Delegación

Hacer el mejor uso de su tiempo comienza con la delegación. Delegar tareas a los miembros de su equipo es ventajoso para todo el equipo. No solo disfruta de la oportunidad de cosechar nuevas ideas, sino que su equipo también tiene la oportunidad de desarrollar aún más sus habilidades individuales. Si se hace correctamente, la delegación empareja a las personas con trabajos en función de las fortalezas y objetivos de cada miembro del equipo, así como de su carga de trabajo existente. La siguiente estrategia de 3 pasos para una delegación exitosa puede ayudarlo a comenzar:

  1. Comunique el resultado deseado a su equipo. Establecer el alcance del rol de cada participante, identificar los parámetros del proyecto y brindar apoyo a lo largo de la duración del proyecto.

  2. Sigue el progreso. Establecer hitos y plazos para alcanzarlos. Mantenga su enfoque en los resultados en lugar de los procesos.

  3. Dar reconocimiento. Proporcione refuerzos positivos y elogios según corresponda.

Al elegir de qué trabajo es responsable cada uno de los miembros de su equipo, considere lo siguiente:

  • Experiencia, conocimientos y habilidades de cada individuo que se pueden aplicar a una tarea específica

  • Capacitación u otros recursos necesarios para facilitar la realización de la tarea por parte de cada individuo

  • El nivel de independencia de cada miembro del equipo y el entorno de trabajo preferido.

  • La carga de trabajo actual de cada persona.

A través de una delegación exitosa, su equipo podrá producir mejores resultados.

2. Motivación

La motivación es una parte importante de la gestión de su equipo. Un equipo debidamente motivado entregará los mejores resultados, lo que a su vez aumentará la rentabilidad de la empresa. Asegurarse de que los miembros de su equipo se sientan apreciados y valorados es un motivador sustancial que se puede lograr de la siguiente manera:

  • Fomentar un lugar de trabajo armonioso. Las cosas que parecen simples, como la limpieza, la disponibilidad de suministros y recursos adecuados y un entorno colaborativo, son cosas que alientan a los empleados a hacer su mejor esfuerzo en la oficina todos los días.

  • Proporcionar oportunidades para el desarrollo, la creación de equipos y el perfeccionamiento de habilidades. Su equipo está compuesto por personas que, individualmente y como equipo, son valiosas para su organización y solo brindarán un valor cada vez mayor a medida que aprenden nuevas habilidades y perfeccionan las existentes. Facilitar la capacitación y los ejercicios de creación de equipos permitirá que su equipo vea el valor que ofrecen y los motive a mejorar continuamente y brindar resultados de alta calidad.

  • Invite a los comentarios de su equipo. Cuando los empleados sienten que se escuchan sus sugerencias y se aprecia su aporte, es más probable que se sientan motivados a poner su mejor esfuerzo en su trabajo, generar continuamente ideas nuevas e innovadoras y tener la confianza para compartirlas. Pida a los miembros de su equipo sus pensamientos e ideas, y escúchelos. Cuando sea posible, implemente sus sugerencias y fomente la participación continua en la generación de nuevas formas de aumentar el rendimiento de su equipo en su conjunto.

  • Usa el refuerzo positivo. Los fracasos nos permiten aprender lecciones valiosas y mejorar nuestros esfuerzos. Es importante brindar aliento a un miembro del equipo que ha cometido un error, en lugar de regañar o castigar porque el estímulo positivo permitirá que un empleado se sienta libre de probar cosas nuevas sin temor a las repercusiones si su idea no funciona.

  • Asegúrate de que tu equipo tenga prioridades claras. Es más probable que los empleados se sientan motivados cuando conocen la jerarquía de prioridades, ya que les permite usar su tiempo de la mejor manera para ellos y para el proyecto. Administrar el equipo incluye establecer objetivos claros para ellos y mantener una comunicación abierta en caso de cualquier incertidumbre en cualquier momento.

  • Déjalos hacer su trabajo. Un supervisor de microgestión es lo opuesto a motivar; después de todo, la razón por la que se contrató a cada persona del equipo es que son expertos en lo que hacen. Permitir que los empleados hagan su trabajo sin interferencias constantes ayudará a desarrollar su confianza y entusiasmo para ir a trabajar todos los días. Una política de puertas abiertas y una comunicación clara y abierta son suficientes para alentar a los empleados a acercarse a usted si tienen preguntas.

3. Comunicación

Administrar un equipo hará que utilices tus habilidades de comunicación de maneras diferentes que nunca, ya que comunicarte con tu equipo y comunicarte con tus superiores son diferentes facetas de esta habilidad tan crucial.

Para administrar eficazmente a su equipo, debe comunicarse con ellos de una manera que transmita la autoridad suficiente para ganarse el respeto, pero también gane ese respeto a través de la transparencia, el respeto y la disposición a escuchar. La escucha activa puede ser más desafiante de lo que parece inicialmente. Por ejemplo, cuando estás conversando, puede ser tentador simplemente esperar una pausa para poder responder, pero eso es un error, ya que en realidad no estás escuchando ni comprendiendo lo que dice la otra persona. Escuchar para aprender no solo es mucho más respetuoso que escuchar para responder, sino que es crucial para el avance de su equipo.

La comunicación con sus superiores es igual de importante, por razones similares. Para facilitar la comunicación efectiva entre su superior y su equipo, asegúrese de comprender completamente lo que él o ella espera en última instancia del equipo, cuándo se espera y cómo se debe entregar. Haga las preguntas necesarias que demuestren que su atención está en todos los detalles y solicite aclaraciones si es necesario. Aprenda a negociar respetuosamente situaciones en las que todos ganan en las que protege a su equipo de una presión insuperable y plazos poco realistas, pero aún así ofrece un alto rendimiento y resultados sobresalientes.

4. Disciplina

Una parte muy temida pero inevitable de la gestión de un equipo es la disciplina. La disciplina puede tomar la forma de comentarios útiles, pero puede tener un efecto diferente porque no siempre está relacionada con la calidad del trabajo del empleado. Por ejemplo, su empleado puede producir entregas fantásticas pero no se ducha con la regularidad suficiente para evitar ofender a otros en la oficina. Esto puede resultar en un ambiente incómodo en general y, como gerente de este equipo, es su trabajo abordar este problema con delicadeza, eficacia y en privado.

Cuando decida si algo requiere una acción disciplinaria, pregúntese en qué medida el problema afecta el entorno laboral y el resultado de los esfuerzos del equipo. Aborde el problema solo después de tomarse el tiempo para conocer la situación y decidir qué acciones tomará, y luego siga adelante.

Consejos para gestionar con éxito tu equipo

Aquí hay formas de garantizar que sus habilidades de gestión de equipos progresen sin problemas:

  • Tómese el tiempo para desarrollar buenas habilidades de gestión

  • Comuníquese regularmente con su equipo sobre proyectos en curso, metas y plazos.

  • Acérquese a las personas con soluciones, no con problemas.

  • Haz que tu equipo se vea bien

  • Recopile comentarios de clientes, clientes o partes interesadas con regularidad

  • Use su autoridad de manera adecuada y asegúrese de que cada tarea que delegue tenga un impacto positivo en la organización.

  • Reconocer un trabajo bien hecho

  • Toma decisiones con confianza

  • conoce a tu gente

  • Lidiar con el conflicto antes de que crezca a proporciones inmanejables

Estos consejos le permiten ser el tipo de líder con el que se siente cómodo mientras establece parámetros para las acciones y estándares que son aceptables en su lugar de trabajo.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.