Cómo gestionar con éxito un equipo pequeño (con consejos)

Por el equipo editorial de Indeed

1 de julio de 2021

Como gerente o supervisor, puede administrar equipos de varios tamaños y complejidad. Administrar un equipo pequeño requiere un conjunto único de habilidades y prácticas, y comprender formas efectivas de administrar un equipo pequeño puede contribuir a su éxito como líder. Saber más sobre cómo liderar un equipo puede ayudarlo a desarrollar capacidades profesionales para usar en casi todas las industrias. En este artículo, definimos la administración de equipos pequeños y brindamos una lista de ocho pasos y consejos adicionales para ayudarlo a administrar con éxito un equipo pequeño.

¿Qué es la gestión de equipos pequeños?

La gestión de equipos pequeños es el acto de liderar un grupo de entre una y 10 personas para llevar a cabo una tarea, proyecto o trabajo con la máxima eficiencia. A menudo se refiere a un conjunto de habilidades que utiliza un líder o gerente para resaltar las fortalezas y talentos de cada persona para garantizar la productividad dentro de un equipo. Al gestionar equipos pequeños, los líderes de equipo suelen definir el alcance del proyecto, diseñar una visión eficaz, establecer objetivos y plazos del proyecto, delegar responsabilidades y funciones al equipo e identificar los resultados del proyecto. Los líderes de equipos pequeños también pueden crear el cronograma del proyecto, evaluar su progreso y hacer los ajustes necesarios.

La gestión de equipos pequeños a menudo puede incluir:

  • Capacitar y entrenar a los empleados

  • Comunicar información importante del proyecto y de la empresa.

  • Reconocer las contribuciones individuales y de equipo.

  • Fortalecimiento de las habilidades de un equipo o de sus miembros

  • Premiar el esfuerzo, los logros y el trabajo a nivel individual y de equipo

Cómo gestionar con éxito un equipo pequeño

Considere seguir estos ocho pasos prácticos para administrar un equipo pequeño con éxito:

1. Usa el coaching como un estilo de liderazgo

Como gerente de un equipo pequeño, considere usar el coaching como un estilo de liderazgo para empoderar a los empleados, ayudarlos a alcanzar su máximo potencial y aumentar la moral del equipo. También puede evaluar las habilidades y talentos de cada miembro del equipo y apoyar su desarrollo y perfeccionamiento de habilidades a través del liderazgo de entrenadores. Por ejemplo, puede emparejar a un asociado de seguros junior con uno experimentado en una tarea de referencia de clientes para ayudarlos a comprender los objetivos de la empresa y las tareas laborales. El liderazgo de coaching a menudo también puede generar confianza, comprensión y buena comunicación, lo que puede ser útil para cuando surjan situaciones.

2. Establecer objetivos realistas y claros

Establecer objetivos claros y realistas a menudo es esencial para construir un equipo exitoso, y es importante desarrollar habilidades para compartir y asignar responsabilidades para lograr esos objetivos. Como gerente, intente asegurarse de que todos conozcan su rol y expectativas, completo con objetivos o hitos factibles, razonables y alcanzables. Delinear los detalles de un proyecto puede ayudar a sus empleados a saber en qué trabajar con cronogramas, tareas y medidas de éxito claramente definidos. Considere establecer una comunicación abierta que permita a los empleados ser honestos, buscar aclaraciones o abordar problemas críticos. Hablar con su equipo puede ayudarlos a alcanzar metas, terminar tareas y mitigar problemas.

3. Organiza reuniones periódicas de equipo

La celebración de reuniones periódicas puede ayudar a alinear a los empleados y al liderazgo con los objetivos de la empresa. También puede ayudarlo a conocer los problemas o desafíos que experimenta el equipo. Puede realizar reuniones programadas, como diarias o semanales, o llamarlas de forma ad hoc cuando tenga información importante o actualizaciones para compartir. Ya sea en persona, a través de conferencias telefónicas o plataformas de video, las reuniones de equipo a menudo permiten que un grupo discuta los logros, revise el trabajo abierto y planifique o delegue otras responsabilidades.

4. Mantén una buena comunicación

La gestión de equipos de todos los tamaños a menudo se basa en una comunicación eficaz, tanto verbal como escrita. Una comunicación adecuada puede ayudar a los equipos a comprender qué se espera de ellos y cómo lograrlo. Puede desarrollar o perfeccionar métodos y tonos productivos para comunicarse correctamente, según la situación. La comunicación sólida también se trata de recibir comentarios de su equipo, así que considere compartir con ellos cómo llegar a los líderes para que den su opinión, por ejemplo, a través de correo electrónico, oportunidades de encuestas o en persona.

5. Mostrar aprecio y dar reconocimiento

Como gerente, considere reconocer y recompensar a quienes se desempeñen bien en equipo e individualmente. Los programas de reconocimiento o incentivos pueden ayudar a aumentar la moral de un equipo, la capacidad de gestión de un líder y la productividad general del trabajo. Puede utilizar los programas de reconocimiento e incentivos existentes que tiene su empresa o crear uno propio para su equipo. Aquí hay algunas ideas para considerar:

  • Un programa de empleado del mes o del año

  • Tableros destacados de elogios del cliente

  • Plataformas de reconocimiento para que los pares nominen

  • Programas de incentivos de bonificación

  • Reconocimiento personalizado en reuniones o a través de comunicaciones de equipo

También puede compartir comentarios, aprecio y reconocimiento de manera informal como líder de un equipo pequeño. Por ejemplo, un breve correo electrónico elogiando un contrato de venta reciente, compartiendo el reconocimiento público de los ahorros de costos significativos durante una reunión o invitando a alguien a tomar un café o almorzar como agradecimiento por el tiempo extra que hizo son buenas formas de expresar informalmente el agradecimiento como líder.

6. Distribuya la carga de trabajo de manera justa

Administrar un equipo pequeño de manera efectiva a menudo incluye saber cómo distribuir la carga de trabajo de manera justa, utilizando bien las habilidades y fortalezas de cada miembro del equipo. Considere combinar cuidadosamente los deberes de los empleados que pueden hacer bien las tareas para fomentar aún más la colaboración, el éxito y la moral. Distribuir el trabajo de manera justa también significa saber cuántas tareas asignar a cada persona, para que haya un equilibrio de trabajo continuo entre todo el equipo.

7. Fomenta el equilibrio entre la vida laboral y personal

Considere promover un sólido equilibrio entre el trabajo y la vida cuando administre un equipo pequeño. Puede ayudar a garantizar que los miembros del equipo estén comprometidos, con la mente fresca y satisfechos con su trabajo y su empleador. Puede ayudar a promover un equilibrio positivo entre el trabajo y la vida personal para su pequeño equipo a través de cosas como:

  • Horarios de trabajo flexibles y oportunidades remotas

  • Programas de tiempo libre de Amble

  • Salidas sociales y actividades de voluntariado.

  • Programas de bienestar y salud mental

  • Membresías de gimnasio y clases de fitness.

  • Flujos de trabajo basados ​​en la autonomía

8. Gestiona bien los conflictos

El conflicto entre equipos a menudo puede ser inevitable, aunque la forma en que lo maneja a veces puede ser más importante que la resolución en sí. Considere abordar los problemas de inmediato para evitar una disminución de la moral o la productividad de su equipo. Cuando el conflicto es un problema de personal, trate de mantener los asuntos confidenciales, manéjelos con discreción y fomente planes de acción positivos para ayudar al equipo a avanzar.

¿Cuáles son otros consejos para la gestión de equipos pequeños?

Aquí hay seis consejos adicionales que puede aplicar para desarrollar habilidades como gerente de un equipo pequeño:

  • Crear y mantener una relación de trabajo positiva. Como gerente de un equipo pequeño, considere conocer a sus empleados a nivel individual para crear una relación amistosa y positiva. Aprender sobre sus intereses a menudo puede fortalecer su conexión y generar confianza dentro del equipo.

  • Se Auténtico. Ser genuino es a menudo un rasgo respetado de un líder. Cuando participe en la comunicación, tenga en cuenta su lenguaje corporal, el tono y el tiempo, ya que ser auténtico en su conversación y no apresurarse a terminar puede ayudar a aumentar su reputación como un líder accesible, genuino y confiable.

  • Predicar con el ejemplo. Los empleados generalmente buscan inspiración y orientación en sus líderes, y usted puede ganarse su respeto e influir en su comportamiento al establecer activamente un ejemplo profesional. Llegue a tiempo al trabajo, hable profesionalmente y cumpla con sus propios plazos, por ejemplo.

  • Ten confianza. La confianza es un rasgo de liderazgo importante que puede desarrollar, aunque también viene con la experiencia y la práctica. Considere asistir a conferencias y seminarios de liderazgo, leer libros sobre el tema o tomar clases de entrenamiento en línea para mejorar su confianza.

  • Fomentar la colaboración. La colaboración puede influir positivamente en el rendimiento de un equipo. Puede establecer una cultura de trabajo en equipo y colaboración siendo transparente, compartiendo ideas y teniendo herramientas interactivas, como plataformas de mensajería, por ejemplo.

  • Cree una lista de trabajo centralizada. Una lista de tareas del equipo a la que todos pueden acceder les permite a los empleados ver cómo su trabajo afecta a la empresa y les permite a todos conocer las tareas pendientes frente al trabajo completado, lo que puede ayudar a cumplir con los plazos y aumentar la productividad y la motivación. Puede investigar varios tableros y plataformas de flujo de trabajo para encontrar el que mejor se adapte a las necesidades de su equipo.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.