Cómo desarrollar sus competencias básicas de liderazgo

Por el equipo editorial de Indeed

Actualizado el 8 de marzo de 2021 | Publicado el 14 de febrero de 2020

Actualizado el 8 de marzo de 2021

Publicado el 14 de febrero de 2020

Los líderes efectivos también se destacan en las conexiones interpersonales, las habilidades logísticas y el crecimiento interno. Estas competencias básicas ayudan a un líder a comunicarse bien, formar un equipo sólido, crecer profesionalmente y avanzar en sus carreras. En este artículo, explicamos las tres áreas clave de la competencia del líder y las siete habilidades que puede practicar para desarrollar sus propias habilidades de liderazgo.

Relacionado: Habilidades de liderazgo en el trabajo – Empleado de Southwest Airlines

¿Te preguntas cómo liderar un equipo? A veces es más fácil aprender con el ejemplo. Victoria, Scrum Master de Southwest Airlines, comparte las cualidades de liderazgo que la ayudaron a conseguir el trabajo.

¿Cuáles son las competencias básicas de liderazgo?

Las competencias básicas de liderazgo son habilidades específicas que los líderes deben desarrollar para guiar de manera efectiva a sus equipos. Hay tres categorías generales en las que se incluyen las competencias básicas de liderazgo:

  1. Las competencias básicas interpersonales influyen en cómo un líder interactúa con su equipo y cómo los miembros del equipo interactúan entre sí. Fuertes habilidades interpersonales promueven la comunicación y contribuyen a la moral general de un equipo. Estas habilidades incluyen la inteligencia emocional, la construcción de relaciones y la gestión de conflictos.

  2. Las competencias básicas logísticas involucran las habilidades que los líderes usan para planificar y ejecutar proyectos. Estas habilidades incluyen la toma de decisiones y la delegación de tareas.

  3. Las competencias básicas internas afectan la forma en que los líderes se perciben a sí mismos y su crecimiento. Las competencias internas son las habilidades que permiten a un líder autoevaluarse, las cuales son críticas para el desarrollo profesional. Estas habilidades incluyen la autorreflexión y la responsabilidad personal.

Cómo desarrollar competencias básicas de liderazgo

Aquí hay siete pasos que puede seguir para mejorar sus competencias básicas de liderazgo:

  1. Desarrollar la inteligencia emocional.

  2. Construye relaciones con tu equipo.

  3. Fortalecer sus habilidades de manejo de conflictos.

  4. Practica tomar decisiones.

  5. Siéntase cómodo delegando tareas.

  6. Tómese el tiempo para reflexionar sobre sí mismo.

  7. Practica asumir la responsabilidad.

1. Desarrollar la inteligencia emocional

Inteligencia emocional es la capacidad de percibir y comprender tus emociones y las de las personas que te rodean. En puestos de liderazgo, la inteligencia emocional te brinda la capacidad de regular tus propias emociones, leer los sentimientos de los demás y comunicarte de manera efectiva. Esta habilidad es fundamental para conocer a su equipo y construir relaciones de trabajo sólidas. Para desarrollar la inteligencia emocional, intente hacer lo siguiente:

  • Obsérvate a ti mismo. Cuando sienta emociones fuertes, tómese el tiempo para observar cómo reacciona ante esos sentimientos. Observe cualquier cambio en su comportamiento o diferencias en cómo se siente su cuerpo. Reconocer cómo te influyen tus emociones puede ayudarte a tomar conciencia de cómo las emociones afectan a las personas que te rodean.

  • Empatizar con los demás. Hacer suposiciones sobre el comportamiento de los demás te hace menos receptivo a ellos. Cuando un compañero de equipo hace o dice algo que lo confunde, lo sobresalta o lo enoja, piense en cinco razones por las que podría haber actuado de esa manera. Este ejercicio puede ayudarte a empatizar mejor con las emociones, la personalidad y la experiencia de la otra persona.

  • Practique notando señales no verbales. Observe el lenguaje corporal de las personas de su equipo y adapte su comunicación con ellos para asegurarse de que está respetando sus sentimientos. Notar cómo alguien se comunica de forma no verbal puede ayudarlo a comprender cómo interactuar mejor con esa persona.

Lee mas: Habilidades de comunicación no verbal: definición y ejemplos

2. Construya relaciones con su equipo

Dado que los lugares de trabajo tienen dinámicas variables, la definición de una buena relación profesional depende de los valores individuales de la empresa. Por ejemplo, algunos lugares de trabajo pueden valorar la camaradería entre empleados y supervisores, mientras que otros pueden disuadir a los gerentes de establecer conexiones personales con sus empleados para crear límites claros para las relaciones profesionales. Independientemente de la forma que adopten, las relaciones profesionales positivas fomentan la confianza entre usted y su equipo y promueven un buen ambiente de trabajo.

Los líderes también deben saber cómo construir relaciones entre los miembros del equipo. Si se establece como un líder justo y considerado, también puede extender esa expectativa a su equipo. Ser capaz de facilitar relaciones de trabajo positivas entre varias personas que trabajan en el mismo proyecto mejorará la productividad del equipo y generará mejores resultados cuando trabajen juntos.

Para desarrollar relaciones con sus empleados:

  • Esté abierto a sus preocupaciones. Escuche activamente cuando los empleados expresen sus sentimientos y reconozca sus preocupaciones. Hacer que los miembros del equipo se sientan escuchados puede ayudar a fomentar relaciones positivas.

  • Celebra las victorias. Celebra las victorias grandes y pequeñas con los miembros de tu equipo. Dar elogios libremente mejora la moral entre los miembros del equipo, crea un ambiente de entusiasmo y fomenta el desarrollo de relaciones más significativas.

  • Hágase responsable. Es importante asumir la responsabilidad de sus decisiones y acciones. Si lo hace, ganará la confianza de los miembros de su equipo, quienes verán su capacidad para aceptar la responsabilidad como una señal de que es justo.

Relacionado: Construyendo una buena relación: consejos y ejemplos

3. Fortalece tus habilidades de manejo de conflictos

Los lugares de trabajo están compuestos por muchas personalidades diferentes, lo que puede dar lugar a desacuerdos o conflictos. Como líder, dominar la gestión de conflictos creará un ambiente de trabajo positivo y promoverá la colaboración.

El desarrollo de habilidades de resolución de conflictos se basa en el uso de la inteligencia emocional para mediar en una discusión o resolver un problema entre los miembros del equipo. Puede utilizar la inteligencia emocional para gestionar conflictos entre usted y un empleado, entre dos empleados o entre un empleado y un cliente o cliente.

Al manejar el conflicto, es importante:

  • Mantén el control de tus emociones. Reconoce cómo te sientes y trata de mantener la calma. Puede utilizar un lenguaje corporal abierto para mostrar a los demás su disposición a escuchar.

  • Utilizar habilidades de escucha activa. Discuta el problema y trate de entender la perspectiva de todos.

  • Tenga en cuenta lo que causó el conflicto. Identifique maneras de comprometerse o de tomar una decisión justa sobre la mejor manera de resolver el conflicto. Debe tener en cuenta por qué surgió el conflicto para gestionar mejor la resolución.

Lee mas: Habilidades de resolución de conflictos: definición y ejemplos

4. Practica la toma de decisiones

La toma de decisiones implica analizar completamente una situación, comprender los impactos potenciales de cada decisión posible y anticipar los resultados de cada decisión.

Cuando debas tomar una decisión, trata de seguir estos pasos:

  • Evaluar la importancia de la decisión. Pregúntate qué tan importante es esta decisión y cuánto tiempo debes dedicarle antes de llegar a una elección final. En algunas situaciones, podría ser adecuado tomarse una cantidad significativa de tiempo para considerar. En otras situaciones, podría ser apropiado tomar una decisión de inmediato. Conocer el cronograma de una decisión puede ayudarlo a organizar sus pensamientos y comunicarse con su equipo.

  • Considere los pros y los contras. Revise cada una de sus opciones cuidadosamente. Puede hacer una lista de todos los aspectos positivos y negativos de cada opción para obtener una comprensión más clara de cómo cada decisión puede afectar a su equipo.

  • Identificar opciones factibles. Utilice la lista de pros y contras para seleccionar las opciones que le parezcan más valiosas y deje de lado las que no. Al identificar todas las opciones factibles y descartar las que no son apropiadas, avanzará más rápidamente hacia su decisión final.

5. Siéntete cómodo delegando tareas

La gestión de tareas utiliza su comprensión de las responsabilidades y habilidades de cada miembro del equipo para asignar proyectos y tareas a las personas adecuadas.

Al desarrollar habilidades de gestión de tareas y delegación, esfuércese por lograr lo siguiente:

  • Sea adaptable. Cada proyecto y equipo son diferentes. Los equipos se benefician de los líderes que se toman el tiempo para aprender qué procesos se adaptan mejor a las fortalezas de su unidad y luego muestran su voluntad de hacer los cambios necesarios. Considere preguntarle a su equipo cómo aprenden y crecen mejor y qué buscan en un ambiente de trabajo.

  • Confía en las personas a las que delegas tareas. Su equipo está compuesto por personas con diferentes talentos y fortalezas. Confíe en su decisión inicial de delegar tareas en ellos y valore sus contribuciones.

  • Comunicar. Considere el método principal de comunicación que espera de su equipo. Los ejemplos de métodos de comunicación incluyen correspondencia por correo electrónico, registros en persona o informes de estado semanales. Haga que sus expectativas de comunicación sean precisas y claras, y fomente la acción comunicativa constante de los miembros de su equipo. A cambio, asegúrese de comunicarse activamente con su equipo. Desarrollar una dinámica de equipo con una comunicación activa e integral puede ayudarlo a completar proyectos sin problemas.

6. Tómese el tiempo para reflexionar sobre sí mismo

La autorreflexión es una competencia central de liderazgo porque le permite tomar decisiones bien pensadas, identificar áreas de mejora y esforzarse siempre por hacerlo mejor.

Para practicar la autorreflexión:

  • Examina tus acciones. Piense en lo que hizo, cómo se sintió y cómo reaccionó ante las circunstancias. Identifique las razones detrás de sus acciones para ayudarlo a mejorar sus reacciones en el futuro.

  • Reflexiona sobre el resultado. Revise las situaciones que lo desafiaron y mida la efectividad de su estrategia y proceso. Puede usar esta información para identificar fortalezas y áreas de mejora para promover su crecimiento profesional.

  • Aplica tus elecciones al futuro. Utilice lo que ha aprendido sobre cómo actuó y reaccionó, y elabore un plan para mejorar sus interacciones, promover la colaboración y fortalecer sus relaciones de trabajo con su equipo.

Relacionado: Cómo escribir una autoevaluación

7. Practica asumir la responsabilidad

La responsabilidad personal es un signo de fortaleza, justicia y respeto por los demás. Ser capaz de reconocer cuando comete un error es crucial para el crecimiento personal y profesional porque genera confianza entre usted y su equipo.

Para desarrollar la habilidad de asumir la responsabilidad personal, trate de:

  • Redefine el fracaso. Cometer errores es parte del crecimiento. Trabaje para cambiar su perspectiva sobre lo que significa el fracaso al ver los errores como una oportunidad para aprender, crecer y mejorar. Reconocer un área de mejora no es reconocer el fracaso, sino demostrar dedicación al crecimiento personal.

  • Considere la otra parte. Considere cómo otros pueden percibir una situación para obtener una mayor claridad sobre cómo sus acciones los han afectado. Piense en cómo se pueden sentir los miembros de su equipo o cómo se sentiría usted si estuviera en su posición. Luego imagine cómo le gustaría que se abordara la situación. Ponerse en la posición de una parte herida es una excelente manera de mostrar empatía e imparcialidad.

  • Predicar con el ejemplo. Asume la responsabilidad de tus acciones tal como te gustaría que lo hicieran tus compañeros de equipo. Muestra transparencia cuando asume la responsabilidad, lo que puede ayudarlo a establecer ese estándar para todo su equipo.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.