11 técnicas de debate para usar en un entorno profesional

Por el equipo editorial de Indeed

14 de octubre de 2021

Aunque la mayoría de las empresas no organizan debates formales, los empleados a menudo no están de acuerdo sobre ciertos asuntos del lugar de trabajo. Pueden discutir sobre la mejor manera de completar un proyecto o si la empresa debe implementar una nueva política. Comprender las técnicas de debate puede ayudarlo a tener desacuerdos productivos y hacer que sus argumentos sean más convincentes. En este artículo, discutimos 11 técnicas de debate y cómo puede usarlas en el lugar de trabajo.

11 técnicas de debate para el lugar de trabajo

Aquí hay 11 técnicas de debate y cómo puedes usarlas en un contexto profesional:

1. Define tu audiencia

Cuando estás en un debate en el trabajo, uno de los principales miembros de tu audiencia es la persona con la que estás debatiendo. Considere su posición y creencias para determinar cómo puede lograr que simpaticen con sus puntos. Por ejemplo, si debate con su supervisor, puede diseñar su argumento para apelar a su deseo de aumentar la productividad.

Tenga en cuenta que su debate en el lugar de trabajo puede tener miembros adicionales de la audiencia además de la persona con la que está debatiendo. Si desea convencer a los oyentes de sus puntos, considere apelar a sus deseos también. Satisfacer los deseos de su audiencia puede hacer que sus puntos sean más convincentes y fomentar el apoyo para su argumento. Cuando la persona con la que está debatiendo ve que su reclamo atrae a otros, es posible que comprenda mejor su posición.

2. Comprométete con un solo reclamo

Los debates en el lugar de trabajo tienden a abordar muchos temas, pero considere comprometerse con un solo reclamo. Al dedicar su energía e investigación a una afirmación, puede construir el argumento más efectivo posible y mantener la atención de su audiencia. Por ejemplo, un representante podría tener una reunión con un cliente potencial. En lugar de promocionar múltiples servicios, pueden enfocarse en vender un solo servicio que creen que es de mayor interés para el cliente. El objetivo es que el cliente vea el valor de este servicio y contrate a la empresa. Una vez que el cliente entra en esta relación, puede ser más receptivo a servicios adicionales.

3. Estructura tu argumento en torno a tu afirmación

Una vez que establezca el único reclamo que desea abordar, considere estructurar todo su argumento en torno a él. Muchos profesionales desarrollan tres puntos principales para respaldar sus afirmaciones más amplias, usando evidencia y lógica para presentar cada punto. Centrarse en temas relevantes puede ayudarlo a mantenerse organizado y garantizar que su oponente y sus oyentes comprendan su argumento.

Por ejemplo, un empleado podría querer convencer a su equipo para que utilice un determinado proceso para completar un proyecto. Su argumento puede centrarse en los beneficios del proceso, como una mayor productividad, una mejor comunicación y mejores resultados. Al usar evidencia y lógica para probar la validez de estos beneficios, el empleado puede convencer a su equipo de usar el proceso propuesto.

4. Incorporar la investigación

La investigación es una de las herramientas más efectivas para crear un argumento convincente. Cuando usa datos para respaldar sus puntos, los oyentes pueden considerar sus afirmaciones como más válidas. Realizar investigaciones también lo ayuda a comprender múltiples perspectivas y abordar afirmaciones contrapuestas. Al usar fuentes confiables de la industria, puede respaldar su argumento con evidencia relevante y precisa. Un presentador en una conferencia de salud puede citar estadísticas de una organización de salud conocida, lo que le permite ganarse la confianza de la audiencia. Estas estadísticas también pueden ayudarlos a demostrar la relevancia de su tema y hacer que su argumento sea más convincente.

5. Anticípate a reclamos opuestos

Mientras se prepara para su debate, considere anticipar afirmaciones opuestas. Investigar diferentes perspectivas puede ayudarte a contrarrestar los argumentos de tu oponente. También puede ayudarlo a comprender dónde están de acuerdo usted y su oponente. Por ejemplo, imagina que estás en un debate sobre la mejor política de asistencia. Descubre que usted y su oponente tienen objetivos similares, como una mayor asistencia y productividad. El desacuerdo es la mejor manera de lograr este objetivo, llevándote a ti y a tu oponente a abogar por políticas diferentes. Durante el debate, explique cómo su política sería más efectiva que la de ellos para abordar una mayor asistencia y productividad.

Otra forma de anticipar afirmaciones opuestas es observar otras afirmaciones además de las creencias de su oponente. Su audiencia puede apoyar una perspectiva que ni usted ni su oponente apoyan. Al abordar este argumento, puede explicar por qué su solución es la mejor de todas las opciones disponibles.

6. Aborda los defectos de tu argumento

Si su oponente se prepara adecuadamente para el debate, puede estar listo para contrarrestar los puntos débiles de su argumento. Trate de ser proactivo admitiendo estos defectos y brindando soluciones apropiadas. Esta acción demuestra que respalda su reclamo incluso después de considerar sus debilidades. Por ejemplo, un empleado podría abogar por un presupuesto de proyecto más grande y admitir que desviaría fondos de otro departamento. Pueden demostrar que los beneficios superarían los inconvenientes de la reducción de fondos para el otro departamento. También pueden proponer que el otro departamento use los recursos existentes para compensar la reducción del presupuesto.

7. Haz preguntas

Al hacer preguntas en un debate, puede permitir que su oponente brinde claridad y aborde de manera efectiva su argumento. Hacer preguntas también lo ayuda a verificar la calidad de la evidencia contraria. Por ejemplo, podrías preguntarle a tu oponente dónde obtuvo una estadística o cómo respondería a tu contraargumento. Muchos profesionales preparan preguntas antes del debate para asegurarse de que entienden los puntos principales de su oponente, aunque también puede pensar en preguntas durante el debate.

8. Responda las preguntas directamente

Su oponente puede hacer preguntas para comprender mejor su perspectiva o abordar las debilidades de su reclamo. Al responder preguntas directamente, puede demostrar que está escuchando a su oponente y se preocupa por brindar respuestas relevantes. Trate de entender la pregunta y pida una aclaración si no está seguro de lo que quiere decir su oponente. Si no está seguro de cómo responder, considere ser honesto y decir que quiere volver a la pregunta cuando tenga la información correcta.

9. Cuenta una historia

Si desea que su argumento sea memorable, considere contar una historia. Una historia al principio puede intrigar a su audiencia y asegurar que recuerde los detalles mucho después de que finalice el debate. También puede incorporar anécdotas a lo largo de su argumento para respaldar sus puntos principales. Cuando cuente una historia, intente elegir una narración con la que se pueda relacionar su audiencia. Puede abordar un interés o preocupación que la mayoría de los oyentes tienen en común.

Por ejemplo, alguien que aboga por un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida puede comenzar su debate con una historia. Pueden describir a un empleado que quiere tener más tiempo libre, lo que podría resonar en muchas personas dentro de su empresa. El resto de su argumento puede ser más convincente, ya que el presentador ha abordado una de las preocupaciones de la audiencia.

10. Elige el tono adecuado

El tono correcto para tu argumento depende en gran medida del tema. Si está discutiendo algo serio, como la discriminación en el lugar de trabajo, considere usar un tono más formal. Ser minucioso y directo lo ayuda a ser respetuoso al transmitir sus puntos principales. Para un tema menos serio, puede usar un tono informal. Imaginar que estás hablando con un amigo puede ayudar a tu audiencia a ser más receptiva. Algunos oradores incluso incorporan humor para relacionarse con sus oyentes.

11. Entregar una conclusión fuerte

A medida que finaliza el debate, considere entregar una conclusión efectiva. Un resumen ayuda a su audiencia a comprender cuáles son sus puntos principales y recordar lo que discutieron. Puede comenzar resumiendo brevemente su evidencia e incluyendo refutaciones breves a las afirmaciones principales de su oponente. Trate de incluir una declaración concisa que encapsule su argumento principal y termine con un llamado a la acción. Una llamada a la acción es una declaración que motiva a sus oyentes a hacer algo. Por ejemplo, puede pedirles a los oyentes que cambien sus hábitos de trabajo o pedirle a un supervisor que adopte una nueva política.

4 estrategias de debate para evitar

Para que sus debates sean lo más convincentes posible, trate de evitar el uso de estas cuatro tácticas que pueden socavar la validez de su argumento:

1. Usar falacias lógicas

Las falacias lógicas son inconsistentes con el razonamiento estándar y pueden hacer que su argumento sea menos efectivo. Antes de su debate, considere revisar su argumento en busca de falacias lógicas. Imagina que no estás de acuerdo con tu afirmación y determina cómo la contrarrestarías. Este pensamiento crítico puede ayudarlo a notar falacias como apelaciones a la emoción o la autoridad. Luego, puede fortalecer su argumento reorganizando sus afirmaciones o incorporando evidencia más creíble.

2. Desafiar a tu oponente en lugar de su argumento

Desafiar a su oponente en lugar de sus argumentos puede afectar su credibilidad y su capacidad para seguir siendo respetuoso. Cuando presente su contraargumento, intente concentrarse en refutar las afirmaciones de su oponente. Puede presentar evidencia o cuestionar la autoridad de las fuentes de su oponente sin mencionar que su demografía o creencias podrían afectar su argumento.

3. Leer de tus notas

Las notas pueden ayudarte a recordar los puntos principales, pero trata de no leer directamente del papel. Puede hacer que su argumento sea más convincente interactuando con su oponente. Desarrollar respuestas auténticas a sus preguntas muestra atención a sus afirmaciones y le permite considerar nueva evidencia.

4. Hacer suposiciones

Algunos hablantes asumen que sus oponentes definen los términos de la misma manera que ellos. Si desea reducir la posibilidad de malentendidos, considere definir términos importantes al comienzo del debate. Acordar definiciones incluso para los términos más simples puede ayudarlo a comunicar sus reclamos de manera efectiva.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *